¿Tienes espasticidad y no lo sabes?