Un niño de 13 años vuelve a caminar tras una complicada cirugía

El equipo especialistas de la unidad de Ortopedia Infantil del Virgen del Rocío

El equipo especialistas de la unidad de Ortopedia Infantil del Virgen del Rocío han devuelto la posibilidad de andar a un menor de 13 años que padecía un grave problema óseo en su cadera, algo que le imposibilitaba desplazarse sin su silla de ruedas o bastón en trayectos más cortos.

Esta compleja cirugía ha resuelto la secuela de una enfermedad de crecimiento que padecía el menor en su cadera, que ya había sido intervenido en diversas ocasiones en otro centro sin conseguir un resultado satisfactorio. Dicha enfermedad, produce mucho dolor, deformidad y una imposibilidad para caminar con normalidad, debido al desplazamiento de los huesos de la cadera.

Esta no es la única gran operación llevada a cabo por este equipo de cirujanos, que ya han solucionado otro problema a una joven de 15 años con parálisis cerebral. Con esta operación la niña ganó en autonomía, pudiéndose asear sin dolor, así como otras actividades diarias que antes le resultaban imposible por padecer una grave enfermedad que afectaba a su columna y cadera.

Numerosos son los casos atendidos por el equipo médico, que atienden a niños de todos los puntos de Andalucía, incluso de fuera da la comunidad, al ser un centro de referencia de deformidades de columna infantil.

«Se ha registrado un incremento en la actividad asistencial en los últimos dos años, tanto de consulta como de quirófano, lo que permite mantener el alto nivel especializado de la Unidad», refiere Pedro Cano, director de la Unidad de Cirugía Ortopédica, Traumatología y Reumatología en la que se integran estos servicios especializados. Asimismo, estos especialistas realizan  al año más de 430 cirugías programadas y otras 230 de carácter urgente.

“Además, la alta cualificación del personal médico y de enfermería de otras unidades del Hospital Infantil con las que trabajamos a diario, como anestesistas o pediatras, es fundamental para poder abordar con éxito los problemas ortopédicos y traumatológicos de los niños», añade Pablo Andrés Cano.

Todos estos avances son posibles gracias a la investigación realizada con 3D, que permite al Hospital Virgen del Rocío ser un centro de referencia en este aspecto. «Nos permite obtener modelos tridimensionales a escala real de los huesos de los niños, algunos con deformidades o enfermedades tan graves que serían de muy difícil comprensión y por supuesto, de planificación de una intervención, utilizando únicamente la pantalla de un ordenador. Además, la creación de productos personalizados como herramientas e incluso prótesis», termina Pablo Andrés Cano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *