Síguenos

Actualidad

La OMS “prohíbe” el uso de pantallas en los niños

Publicado

el

La Organización Mundial de la Salud ha emitido una nueva recomendación sobre el uso de los aparatos electrónicos por parte de los más pequeños. La OMS recomienda que los niños menores de dos años no deben tener ningún acceso a las pantallas. A partir de los tres o cuatro años, el tiempo sube, pero no se recomienda que pasen más de una hora frente a ellas.

Para ello, han elaborado una guía a partir de cientos de estudios recolectados de todos los lugares del mundo, con el fin de ofrecer recomendaciones concretas sobre el tiempo diario que los niños menores de cinco años deben dedicar a realizar actividades físicas, al sueño y cómo se deben reducir el tiempo de sedentarismo.

Pero, ¿qué considera la OMS como pantallas? Pantallas son desde la televisión hasta ordenadores, consolas, tablets y teléfonos móviles.

Para hacer una recomendación más precisa, ha adaptado a tres categorías de edad antes de los cinco años: menos de un año, entre uno y dos años, y entre tres y cuatro.

Durante estos años coinciden en que la infancia temprana, durante la que hay un rápido crecimiento y desarrollo cognitivo, un periodo en el que se forman los hábitos de los niños y las rutinas familiares están más abiertas a los cambios y son más adaptables.

Adaptar estos buenos hábitos “previenen la obesidad y otras enfermedades más adelante en la vida”, explica una de las responsables en la elaboración de la guía en la OMS, Fiona Bull, en una rueda de prensa.

Para los bebés se propone privilegiar el juego interactivo mientras están acostados, y para aquellos que aún no sepan gatear, colocarlos al menos 30 minutos a lo largo del día boca abajo mientras están despiertos.

El objetivo no es otro que reducir los 40 millones de niños menores de cinco años en el mundo que sufren sobrepeso.

Los momentos de pasividad -incluidos los que pasan en un carrito o silla de bebé, o sujetos a la espalda o contra el pecho de quien se ocupa de ellos no deben superar una hora seguida, mientras que las pantallas de cualquier tipo están totalmente desaconsejadas.

Las horas de sueño van disminuyendo a medida que crecen, siendo necesarias entre 14 y 17 horas en los primeros tres meses de vida, y entre 12 y 16 horas hasta los once meses, incluidas las siestas.

En cuanto a los niños entre uno y dos años, la actividad física debe ocupar como mínimo 180 minutos del día y adoptar distintas formas. En cuanto a las horas de sueño se sitúan entre 11 y 14, lo que incluye el sueño regular y el tiempo que toma el despertarse.

Para los niños de 3 y 4 años se aconseja el mismo tiempo de actividad física variadas, pero en esta ocasión, se plantea que 60 minutos de ese tiempo debe consistir en actividad física con algo de intensidad. El tiempo de sueño se rebaja ligeramente a entre 10 y 13 horas diarias.

También se recomiendan actividades interactivas, como leer o contar una historia al niño y jugar.

Estas recomendaciones se realizan tras averiguar que el 80 % de los adolescentes no son suficientemente activos físicamente.

Banner Rehatrans
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído hoy