Quedan tres meses para adaptar portales y escaleras

11
138 vistas
- Publicidad -

Las comunidades de propietarios de toda España, cuyos edificios ya existiesen en diciembre de 2010, tienen la obligación, antes del próximo día 4 de diciembre de 2017, de realizar ajustes razonables de accesibilidad para las personas con discapacidad en sus edificios.

Las medidas, incluidas en el Código Técnico de Edificación, se cuantifican en un coste máximo de 12 mensualidades de gastos comunes, más las posibles ayudas que se puedan recibir de organismos públicos.

Por ejemplo, un propietario que pague cada mes 60 euros para gastos comunes, deberá soportar una derrama que no superará los 720 euros en total. El coste que supere esta cantidad deberá ser sufragado por los solicitantes de las obras.

Cualquier vecino con una discapacidad o que sea mayor de 70 años puede exigir llevar a cabo esas obras de accesibilidad, siempre que el presupuesto esté dentro de los límites. Se incluye entre estas obras exigibles, la instalación de rampas, plataformas salvaescaleras, elevadores verticales, y ascensores.

En el caso del acceso y utilización de los espacios públicos urbanizados y edificaciones nuevas, a partir del 4 de diciembre de 2010, ya son obligatorias desde esa misma fecha.

IMAGEN: INTEGRA ASCENSORES

Los edificios deberán cumplir, por tanto, en la mayor medida posible y dentro de sus propios condicionantes el Documento Básico de Seguridad de Utilización y Accesibilidad. Pero ¿de dónde parte esta obligación para las comunidades de propietarios?. Está regulada en la disposición adicional tercera del Texto Refundido de la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social -Real Decreto Legislativo 1/2013, de 29 de noviembre-, así como en el artículo 2.5 del Texto Refundido de la Ley de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas -Real Decreto Legislativo 7/2015, de 30 de octubre.

Igualdad de condiciones

La normativa define estos ajustes razonables de accesibilidad como “las modificaciones y adaptaciones necesarias y adecuadas del ambiente físico, social y actitudinal a las necesidades específicas de las personas con discapacidad que no impongan una carga desproporcionada o indebida, cuando se requieran en un caso particular de manera eficaz y práctica, para facilitar la accesibilidad y la participación y para garantizar a las personas con discapacidad el goce o ejercicio, en igualdad de condiciones con los demás, de todos los derechos”.

Ante las dudas generadas por esta definición la Ley 8/2013, de Rehabilitación, Regeneración y Renovación Urbana, concreta en su artículo 2, apartado 4, que se entiende por ajuste razonable, al señalar que “las medidas de adecuación de un edificio para facilitar la accesibilidad universal de forma eficaz, segura y práctica, y sin que supongan una carga desproporcionada.

Así, se regula que para determinar si una carga es o no proporcionada se tendrán en cuenta los costes de la medida, los efectos discriminatorios que su no adopción podría representar, la estructura y características de la persona o entidad que haya de ponerla en práctica y la posibilidad que tengan aquéllas de obtener financiación oficial o cualquier otra ayuda”.

Además, “se entenderá que la carga es desproporcionada, en los edificios constituidos en régimen de propiedad horizontal, cuando el coste de las obras repercutido anualmente, y descontando las ayudas públicas a las que se pueda tener derecho, exceda de 12 mensualidades ordinarias de gastos comunes”.

11 Comentarios

  1. hola a todos.. no entiendo esta ley… mi historia es la siguiente… a mi padre hace 3 años le amputaron una pierna… vive en un cuarto piso y sin ascensor… se solicitó a la comunidad la instalación d un ascensor… los cuales se negaron.. denunciemos a la comunidad y el juicio a sido favorecedor a la comunidad… ahora leo esto y creo entender q es obligado … k cada vecino tiene q pagar 12 meses d su couta pero y el resto q supone la obra?? mi padre debería acarrear con el resto el gasto???? alguien sabe mas d dnd puedo acudir o k me den mas información sobre este tema??? k puedo hacer? cada vez ve peor subir y bajar…ayudenme. somos d barcelona

  2. Hola compañeros. Os voy a contar lo que me ocurre.
    Vivo en Huelva, en tercera planta con ascensor. Ya han venido varios arquitectos para buscar solución a mi problema, que es el siguiente. El acceso al portal, cuenta con un escalón imposible de rebajar, ni hacer una rampa exterior, pues la acera es muy estrecha. Después, antes de llegar al ascensor, hay ocho escalones, que se podrían salvar con una plataforma elevadora. Pero, ahora llego al ascensor, y no hay forma de meter en él una silla de ruedas
    He llegado a la conclusión de tenernos que mudar. Los servicios sociales no me solucionan nada. Tengo que buscar una vivienda adaptada, y, aquí donde vivo, es prácticamente imposible. Ojalá me podáis ayudar. Gracias

  3. Si el ascensor es antiguo seguro que con los elementos de montaje actuales ( contrapesos mas estrechos, guias y sujecciones mas cortas etc ) se puede ampliar la cabina considerablemente. Consulte con el fabricante. Respecto a lo del peldaño, tiene un coste pero se puede eliminar el forjado.
    saludos
    ASESORIA JURIDICA DE FEKOOR

  4. Respecto al Real Decreto Legislativo 1/2013, de 29 de noviembre, nuestro criterio es que no va solucionar nada ( salvo alguna rampa o elevador ). Un ascensor no se puede instalar al amparo de esta norma.
    saludos
    ASESORIA JURIDICA DE FEKOOR

  5. La imagen de cabecera del post no es un ejemplo se accesibilidad que digamos…, es más bien un ejemplo de chapuza. El portal está a distinto nivel de la entrada…

  6. ¿Es obligatorio a partir de 2017 hacer accesible la piscina comunitaria para que pueda ser utilizada por un propietario con discapacidad?

    Es obligatorio a partir de 2017 hacer accesible la piscina comunitaria

    En lo que concierne al gasto de la instalación de una piscina comunitaria accesible, la nueva regulación normativa, sobre accesibilidad universal en edificios sujetos a la Ley de Propiedad Horizontal, se encuentra en la Ley 49/1960, de 21 de julio, sobre Propiedad Horizontal –en adelante, LPH-, en la nueva redacción dada por La Ley 8/2013, de 26 de junio, de Rehabilitación, Regeneración y Renovación Urbanas, en su disposición final primera, que modifica, entre otros, los artículos 10 y 17 de la LPH.

    Así esta nueva ordenación reconoce el derecho a la realización de las obras y actuaciones que resulten necesarias para satisfacer el requisito de accesibilidad universal –entre cuyas actuaciones, obviamente, se encuentra la accesibilidad de la piscina comunitaria-. Y en todo caso, las obras y actuaciones que resulten necesarias para garantizar los ajustes razonables en materia de accesibilidad universal para el uso adecuado de los elementos comunes, mencionado explícitamente la instalación de rampas, ascensores u otros dispositivos mecánicos y electrónicos que favorezcan la orientación o su comunicación exterior

    El derecho puede instarlo según la LPH, la persona propietaria de la vivienda si en ella viven, trabajan, prestan servicios voluntarios personas con discapacidad o que sean mayores de setenta años.

    También puede instar la realización de obras o actuaciones de accesibilidad universal, y esta es una novedad importante a partir de esta última modificación realizada, cualquier propietario del inmueble o si estas obras viniesen impuestas por las Administraciones Pública en el deber legal de conservación del inmueble

    La conclusión clara y evidente es que la accesibilidad universal se convierte en una obligación de las comunidades de propietarios por medio de los trabajos y las obras que resulten necesarias para obtenerla.

    Los gastos de esas obras los sostendrán todos los propietarios del inmueble, siempre que el importe repercutido anualmente de las obras o actuaciones, descontadas las subvenciones o ayudas públicas, no exceda de doce mensualidades ordinarias de gastos comunes. Un aspecto importante a señalar es que no eliminara el carácter obligatorio de estas obras el hecho de que el resto de sus coste, más allá de las citadas mensualidades, sea asumido por quienes sean los beneficiarios y lo hayan requerido.

    Si el importe excede las doce mensualidades de gastos ordinarios es necesario el acuerdo, en una junta convocada al efecto, si se adopta válidamente la comunidad quedara obligada al pago de los gastos que origine la obra o instalación – Artículo 15 apartado dos de la Ley 26/2011, de 1 de agosto, de adaptación normativa a la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, que modifica el apartado 3 del artículo 11 de la LPH-.

    Ese acuerdo se adoptara con el voto favorable de la mayoría de los propietarios, que a su vez, representen la mayoría de las cuotas de participación. Y a esos efectos, se computaran como votos favorables los de aquellos propietarios ausentes de la Junta, debidamente citados que informados del acuerdo no comuniquen su discrepancia en el plazo de treinta días naturales. Los acuerdos válidamente adoptados, de esta forma, obligan a todos los propietarios.

    Esta nueva modificación de la LPH en materia de accesibilidad da un paso más, aunque no el definitivo, para contemplar esta categoría de obras y actuaciones como obligatorias, todas ellas, para las comunidades de propietarios; para ubicar en toda su extensión el derecho: las obras o instalaciones que fueran necesarias independientemente de su coste deberían ser asumidas y costeadas por las comunidades de propietarios.

    En un importante número de situaciones, su no realización, supone efectivamente, una discriminación de algunos vecinos del inmueble al no poder salir y entrar de sus domicilios o no poder utilizar los elementos comunes a los que contribuyen a su mantenimiento pero no en su disfrute.

    Al respecto, cabe traer a colación que con anterioridad a la nueva redacción dada por La Ley 8/2013, de 26 de junio, de Rehabilitación, Regeneración y Renovación Urbanas, en su disposición final primera, que modifica, entre otros, los artículos 10 y 17 de la LPH, el artículo 10 de la LPH establecía la obligación de las comunidades de propietarios de realizar las actuaciones y obras necesarias para que un discapacitado pueda hacer uso de los elementos comunes.

    En este caso, los propietarios de una de las viviendas solicitaron a la comunidad de propietarios la autorización para instalar en la piscina una silla, brazo o elevador para minusválidos que permitiera bañarse a su hijo, asumiendo los gastos de instalación y mantenimiento y detallando las características del aparato, con anclaje sencillo y que no quedaba como fijo en la piscina, sino que podía quitarse cuando no se usara. Mediante acuerdo adoptado en Junta, la comunidad no autorizó la instalación del aparato.
    Ante la impugnación del acuerdo, la sentencia del Juzgado de Primera Instancia estimó la demanda y declaró nulo el acuerdo adoptado por la comunidad de propietarios. En apelación, la Audiencia Provincial revocó la sentencia de instancia y finalmente el Tribunal Supremo (tras enumerar los principios de protección al discapacitado en el acceso a elementos comunes) casó la sentencia de apelación declarando la nulidad del acuerdo adoptado por la comunidad en el que no se autorizaba la instalación de la silla-grúa en la piscina y estableciendo la obligación de autorizar la instalación.

    Finalmente, el Tribunal Supremo mediante sentencia de 10 de octubre de 2013 zanja la cuestión a favor de la persona con discapacidad mediante la concreta referencia a las normas de la LPH, a las cuales se refieren los dos motivos del recurso de casación.

    El motivo primero de casación alega la infracción de los artículos 17 y 18 en relación con el artículo 10 de la Ley de Propiedad Horizontal, y con los artículos 9.2, 14 y 49 de la Constitución Española, todos ellos sobre el abuso del derecho y la libertad, igualdad de las personas, respecto al derecho a disfrutar de una vivienda digna y el deber de facilitar la accesibilidad a los elementos como la piscina comunitaria de la persona con discapacidad.

    De los principios que se han relacionado en el fundamento anterior se deduce la estimación del presente motivo, pero también se estima al aparecer la infracción del artículo 10.2 de la Ley de Propiedad Horizontal que exige a la comunidad realizar las actuaciones y obras desde luego, incluye la autorización para llevarlas a cabo para que un discapacitado pueda hacer uso de los elementos comunes, entre los que se incluye la piscina comunitaria. Lo cual está en relación con los artículos de la Constitución Española que exigen la protección del discapacitado y con todos los principios que aquí se han enunciado.

    Asimismo, está en relación con el motivo segundo del recurso que viene referido al abuso del derecho que contempla como impugnable el artículo 18.1.c) de la Ley de Propiedad Horizontal y aparece en el presente caso, partiendo de la numerosa jurisprudencia sobre él y de que la sentencia de instancia justifica el acuerdo en que se adoptó por mayoría, lo cual es evidente e intrascendente, ya que de no ser así, no sería un acuerdo de la junta que podría ser objeto de impugnación y que dice que podría perjudicar y constituir un riesgo para los demás copropietarios, sin que se explique el perjuicio o el riesgo, más allá de una mera alusión y menciona que la piscina era anterior, lo cual es intrascendente porque lo que se plantea no es la piscina, sino una solución para que un discapacitado pueda utilizarla en el momento actual”.

    En definitiva, SI es obligatorio que la piscina sea accesible.

  7. Unas noches. Vivo en un pueblo de Segovia. Soy el padre de un niño con espina bífida que va en silla de ruedas y en el colegio público no existe ascensor para subir a la planta superior, donde esta, por ejemplo, el aula de música; con lo específico de la asignatura. No suben a la niños poniendo de escusa a mi hijo. He solicitado por escrito al Ayuntamiento de la localidad la instalación de un ascensor y me han contestado que no hay dinero. Se lo he solicitado a la Junta de Castilla y León y ni siquiera se han dignado en contestarme. Que opciones tengo? Que puedo hacer?
    Gracias.

  8. Buenas noches, tengo el mismo caso que cuentas. Yo hice un escrito a la delegada provincial de educación apoyado por Ampa. En principio sí han apoyado la propuesta y comenzarán las obras en verano, pero estoy alerta para seguir movilizando donde haga falta, suerte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here