Detectado un fraude en el uso de una tarjeta para PMR en Palma

Imagen Policía Local de Palma

Una mujer en Palma de Mallorca se enfrenta a una sanción que podría alcanzar los 6.000 euros, con una multa mínima de 300 euros, después de ser interceptada este jueves por la Policía Local de la capital de las Islas Baleares usando una tarjeta de personas con movilidad reducida que no correspondía a su identidad.

Al parecer, según los agentes, “la conductora estacionaba con frecuencia en una plaza reservada para personas con movilidad reducida” y utilizaba para ello  una tarjeta para usuarios de movilidad reducida válida hasta el 2021, a pesar de que su titular según el fichero del padrón municipal, había fallecido hacía casi un año.

Ante el fallecimiento de una persona titular de una de estas tarjetas, sus familiares o cuidadores deben entregarla en la Administración; lo contrario supone realizar un uso fraudulento, con imposición de multa, pero además se trata de una acción abusiva que causa un grave perjuicio social a quienes sí tienen realmente la necesidad de hacer uso de estas tarjetas y espacios reservados.

Tras hacer público el caso, la página de la Policía Local de Palma se ha llenado de testimonios de personas de Palma denunciando hechos similares en distintos barrios de la capital balear.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *