El policía que medió en el ataque de pánico de un niño con autismo

Aún queda gente maravillosa en el mundo. Esa es la conclusión que ha sacado una madre de un niño con autismo tras vivir algo «increíble. Andrew es un niño con autismo que necesita una atención especial y a lo largo de su vida pasa por días malos y días buenos.

La madre de Andrew ha querido expresar a través de Facebook el episodio vivido con su hijo y un policía de Washington. «Quería tomar unos minutos para compartir algo increíble que pasó hoy. Esta tarde he recogido a Andrew de la escuela  y nos pusimos en el metro rumbo a casa. Montamos el metro todos los días desde la escuela, así que Andrew está acostumbrado a ello. Normalmente tardamos unos 45 minutos, dependiendo de los retrasos. Siempre lo mantengo ocupado con su ipad y mi teléfono para que este pacientemente en nuestro asiento. Por supuesto, siempre tengo snacks de frutas o dulces útiles, en caso de que empiece a tratar de levantarse o moverse. Sé todo acerca de hacer cualquier cosa para que lo mantenga feliz y sentado».

Policia y niño con autismo - grande
Policia y niño con autismo

La madre de Andrew prosigue: «Para aquellos de ustedes que no lo saben, cuando tengan un hijo con autismo, su hijo tendrá buenos días y luego tendrán algunos malos. Hoy fue uno de esos días malos. El mayor problema de comportamiento de Andrews (que ha estado trabajando en el aprendizaje de estrategias calmantes) es que a veces cuando se molesta, va demasiado lejos, entra en una completa crisis».

«Hoy, Andrew era persistente al querer salir del asiento para estar en el medio del tren mientras se movía. Corriendo hacia atrás y hacia adelante a través de él. Seguí tratando de todo para que se sentara, pero no lo haría (esta lucha duró unos 20 minutos). Es decir, cuando su berrinche de niño se convierte en crisis, o lo que yo llamo, el punto de no retorno para él».

«Comenzó a rodar en el suelo, gritando, su zapato se cayó y lo lanzó a través del tren, todo mientras estoy en el suelo tratando de calmarlo con todos los dulces que tenía. Luego empieza a dar patadas, golpeando, tirando de mi cabello mientras todo el mundo mira en el tren, la mayoría pensando que yo era una mala madre que tenía un niño fuera de control».

«A veces las emociones de Andrews se han convertido en demasiado para él para trabajar mentalmente, pero cuando la gente empieza a mirar, Andrew lo nota y toma esto como oportunidad para hacer un espectáculo. «¡Lo siento mucho, pero tiene autismo!», en un intento de detener las miradas. Él se estaba poniendo peor y sabía que teníamos que salir. Nos hemos levantado en galería Place, una parada de metro Center donde cambiamos de líneas. Aún así no se deja subir y se pone peor. Se niega a volver al tren e insiste en salir de la estación, a pesar de que no pudimos»

«Ahora estamos rodando por el suelo de la estación sucia. Él está cubierto de tierra negra. Trato de recogerlo. Esto continúa durante unos 15 minutos. Confía en mí este no es mi primer rodeo como madre soltera, pero a veces sólo consigue lo mejor de mí. En este punto estoy llorando por pura frustración y me siento tan triste que Andrew está siendo juzgado en este momento».

«Me entra pánico al ver a alguien caminando hacia nosotros, pero resulta ser un oficial de policía de metro. Tan pronto como él viene sobre Andrew se congela. El oficial me pregunta si necesitaba alguna ayuda o si pudiera ayudar al salir de la estación (desde que vio cómo Andrew se detuvo cuando se acercó) le expliqué la situación a él y cómo esta ni siquiera era nuestra parada. Me preguntó a dónde iba y le dije la estación de Ballston (a 30 minutos de donde estábamos). Sin dudarlo, dijo: «bueno, voy a ir en el tren».

«Empieza a hablar con Andrew y le muestra todos sus elementos. Luego se quita la placa de policía de velcro de su chaleco y le pregunta a Andrew, «¿puedes hacer de hombre policía conmigo y ayudarme a hacer el trabajo de la policía en el tren?» por supuesto, Andrew dice que sí».

«El oficial termina montando en el metro todo el camino a casa con nosotros. Se sentó al lado de Andrewy actuó de forma desinteresada mientras le mostró videos tontos, e incluso hizo caras graciosas en los filtros de cara de instagram cuando Andrew preguntó».

El Policía dejó todo su trabajo por acompañar en el camino al pequeño Andrew, algo que según señala la madre «restauró mi fe de que aún hay gente buena en el mundo». Esta es la historia de Andrew, su madre y un Policía que que sigue demostrando que el mundo esta repleto de personas maravillosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *