fbpx
SÍGUENOS

Alan Kempster, «Si tienes un sueño y una pasión, tienes que seguirlos»

Publicado

en

Alan Kempster es un motorista que sufrió un accidente de tráfico en 1990 con su moto cuando fue arrollado por un conductor ebrio que, por si fuera poco, se dio a la fuga. Alan sufrió la amputación de su brazo derecho y su pierna derecha por lo que su vida dió un giro total.

Alan no se rindió y quiso probar cosas nuevas, como el sky náutico, pero lo que él realmente quería era volver a subirse a una moto.

Publicidad
[youtube height=»400" width=»600"]http://www.youtube.com/watch?v=dl8ZY0LI7JU#t=101[/yo[/youtube] 

Pudo adaptar su Kawasaki a las nuevas condiciones de su cuerpo concentrando todos los mandos en el lado izquierdo de la máquina: freno, embrague y acelerador en el puño y marchas y freno trasero en el estribo

silla de ruedas karma

Finalmente logró su objetivo,  y a día de hoy, es piloto de la Fórmula 400 australiana. Tampoco ha perdido el sentido del humor: su dorsal es el 1/2

Publicidad

 

 

Banner Rehatrans
Publicidad

Deporte Adaptado

Desvelan las medallas paralímpicas de Tokyo 2020

Publicado

en

medallas paralímpicas de Tokyo 2020
Tokyo 2020

En el día que restan 365 días para la inauguración de los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, el comité organizador ha presentado en la ceremonia realizada con motivo del conteo final para que comience la justa olímpica, las preseas que se colgarán todos los deportistas que suban al podio.

Las 3 medallas de frente

Tokyo 2020

En dicha presentación que podremos ver en el video que abajo mostramos desde el perfil oficial de Twitter del organizador, vemos los 3 metales accesibles para personas con discapacidad visual con braille en el frontal con el mismo escrito.

En el costado se aprecia 3 identificadores para que permitirá a los atletas con discapacidad visual diferenciar entre el bronce, la plata y el oro. Con un punto el oro, dos la plata y 3 el bronce.

diferencias para personas ciegas del color de la medalla

Costado medalla | Tokyo 2020

Continue Leyendo

Accesibilidad

A la cárcel por construir una rampa para poder entrar en su casa

La orden de detención vino producida por no demoler la rampa edificada

Publicado

en

Carmen entrando en su casa gracias a la rampa que ella misma construyó

En noviembre de 2018, Carmen Raffernau de 72 años, fue notificada por el Juzgado de la Policía Local de Viña del Mar para demoler una rampa ubicada en la puerta de su casa, en Santa Inés (Chile), debido a una denuncia hecha por una vecina en la Dirección de Obras municipal.

La vecina, que construyó la rampa para facilitar su entrada en la casa, debido a que padece una tuberculosis vertebral, además de artrosis y diabetes. Carmen no pidió permiso para hacer la rampa, error que con el paso de los meses y falsas promesas, le ha provocado una reclusión nocturna de 15 días en prisión.

Carmen confesó a medios locales lo que debió vivir el viernes pasado, cuando la policía entró en su casa y se la llevó para hacerle cumplir la orden de reculsión nocturna. «Sentí golpear y eran carabineros que venían a buscar a mi mamá. Los tuve que hacer pasar porque ella no puede salir de la casa fácilmente y los carabineros al verla en silla de ruedas no podían convencerse que la orden era para una persona con movilidad reducida», sostiene Pabla, la hija de Carmen que vive con ella.

La orden de detención vino producida por no demoler la rampa edificada. «Todo se hizo para mejorar mi calidad de vida y poder desenvolverme de forma independiente, para poder ir a comprar y salir al hospital, pero esto ha traído puros problemas…», se lamenta la mujer, que lleva desde noviembre en contacto con el municipio para mejorar su situación, ofreciéndole ayuda, sin embargo ella ha seguido sufriendo las consecuencias de la construcción de la rampa.

«La alcaldesa dice que emitió un decreto donde se paraliza la demolición, pero era labor de ‘Grupos Prioritarios’ entregar la documentación en el Juzgado de Policía Local para evitar mi detención, lo que finalmente no ocurrió», explica la anciana, que ha demandado a la municipalidad por daños y perjuicios.

«Yo no voy a pagar la multa, pues no solucionará nada. Sólo desarmar la rampa evitaría el problema judicial, pero no lo haré porque eso implicaría quedarme encerrada en la casa», sostiene Carmen, que irá a la cárcel de no solucionarse el tema, por el mero hecho de hacer una rampa para personas con movilidad reducida.

Continue Leyendo
Publicidad
Publicidad
BANNER TRAVEL XPERIENCIE
Publicidad

Facebook

Lo más leído hoy