Alan Kempster, “Si tienes un sueño y una pasión, tienes que seguirlos”

Alan Kempster es un motorista que sufrió un accidente de tráfico en 1990 con su moto cuando fue arrollado por un conductor ebrio que, por si fuera poco, se dio a la fuga. Alan sufrió la amputación de su brazo derecho y su pierna derecha por lo que su vida dió un giro total.

Alan no se rindió y quiso probar cosas nuevas, como el sky náutico, pero lo que él realmente quería era volver a subirse a una moto.

 

Pudo adaptar su Kawasaki a las nuevas condiciones de su cuerpo concentrando todos los mandos en el lado izquierdo de la máquina: freno, embrague y acelerador en el puño y marchas y freno trasero en el estribo

Finalmente logró su objetivo,  y a día de hoy, es piloto de la Fórmula 400 australiana. Tampoco ha perdido el sentido del humor: su dorsal es el 1/2