Cómo elegir la silla de ruedas correcta

0
1.566 vistas
- Publicidad -

Antes de empezar a decidir que silla nos conviene mejor necesitamos distinguir las diferentes partes de las que se compone una silla.

PARTES DE LA SILLA

CHASIS

El armazón de una silla de ruedas puede ser rígido (fijo), o plegable. El aprovechamiento de la energía que el usuario aplica para propulsarse es del doble en una silla con armazón rígido (se aprovecha 15-20% del impulso),que en una plegable (aprovecha 5 – 8% del impulso).

Esto es debido a que en una silla plegable parte de la energía de propulsión se pierde en el movimiento de su estructura por los puntos de articulación. Otras ventajas que present a el armazón rígido es que resulta fácil de manejar y es algo más ligero que uno similar plegable. Sin embargo la silla plegable resulta en general más cómoda de transportar y guardar al ocupar menos espacio plegada.

Actualmente existen sillas que presentando un comportamiento de armazón rígido permiten un plegado muy compacto.

La composición del armazón es un factor clave en la funcionalidad de la silla. El acero siendo el más habitual, es el más pesado pero también el más barato. Una silla con armazón de aluminio es mucho más ligera y por lo tanto fácil de propulsar, pero también más cara. También se pueden encontrar armazones realizados en materiales muy ligeros como titanio y carbono. Se utilizan habitualmente en sillas de armazón rígido y tienen un precio muy elevado.

RUEDAS DELANTERAS

Existen de diferentes tamaños y materiales, así como inflables o macizas, dependiendo del uso que vayamos a darles debemos tener en cuenta lo siguiente:

Cuanto más pequeña sean las ruedas delanteras, tendrán menor rozamiento y mayor facilidad de giro, siendo adecuadas para interiores. Así por ejemplo las de 75 mm y 125 mm se recomiendan en sillas para deportes en pista, como el baloncesto y en sillas activas. Como punto negativo, se enganchan en obstáculos e irregularidades del terreno con facilidad.
Las ruedas grandes son más recomendables para exteriores, y suelo accidentados, ya que resulta más fácil salvar obstáculos y no se clavan en el terreno. Sus desventajas son que el mayor rozamiento dificulta la maniobrabilidad y su mayor tamaño aumenta el radio de giro
Siempre que variemos el tamaño de la rueda delantera, es necesario ajustar la horquilla. El eje de giro de la horquilla debe de estar siempre a 90º con el suelo. En gamas bajas, la horquilla no suele ser ajustable. En gamas Medias/altas si es posible este ajuste, ante la duda sobre como realizarlo es aconsejable contactar con un técnico cualificado, en bastantes casos cambiar el tamaño de la rueda puede modificar la inclinación de la silla, afectando a su estabilidad.

RUEDAS TRASERAS

Sobre las ruedas traseras debemos conocer los siguientes detalles; Tamaño, tipo de cubierta, composición de la llanta y el aro.
TAMAÑO:
La rueda trasera más habitual es la de 600 mm de diámetro. (24”). Se utilizan ruedas más pequeñas de 22” (550mm) o 20” (500mm) en sillas de niño, para personas con limitación del movimiento en los hombros o para hemipléjicos, para que puedan llegar al suelo y propulsarse con el pié. La rueda más pequeña permite aplicar menor esfuerzo para propulsarla, pero también requiere mayor número de impulsos. Las ruedas de 650 mm (26”) se utilizan para personas muy altas y para deportes.

TIPOS DE CUBIERTAS:
• Macizas: ofrecen menor resistencia al rodar, y no requieren mantenimiento, pero son más pesadas y de conducción más dura al no amortiguar los accidentes del terreno. Presentan peor agarre en superficies mojadas.

• Inserto sólido: Son un intermedio entre las macizas y las neumáticas. Están compuestas de una cubierta normal con un macizo insertado dentro de esta,  No requieren mantenimiento, presentan mejor agarre que las macizas en superficies mojadas, aunque no amortiguan tanto como las neumáticas y pesan algo más que estas.

• Neumáticas: Son de conducción más cómoda porque amortiguan los accidentes del terreno y presentan un buen agarre en la mayoría de las superficies. Son las más ligeras. Como inconveniente tienen que requieren algo más de fuerza para propulsarlas al ser más blandas y requieren mantenimiento (se pueden pinchar, y hay que hincharlas y vigilar la presión de aire para mantener su rendimiento).  Las sillas de ruedas activas utilizan unos neumáticos mas estrechos y con una presión superior, lo que facilita el desplazamiento.

Existen cubiertas con protección antipinchazo como las Marathon Plus, del fabricante Schwalbe.

• Tubulares: Muy ligeros, y con mínima resistencia a la rodadura. Inconvenientes: Poca resistencia a pinchazos y elevado mantenimiento. Se utilizan para sillas de deporte en pista como el baloncesto.

 

LLANTAS:

• Llantas de plástico: apenas requieren mantenimiento, pero pesan más que las ruedas de radios.
• Llanta de radios de aluminio: Resulta más ligera que la de plástico, y absorbe mejor las rugosidades del terreno. Los radios cruzados ofrecen un entramado más fuerte.

• LLantas de otros materiales: Como la fibra de carbono, de alto precio y prestaciones con un peso muy bajo.

Para deporte se prefieren los radios rectos, que dan mayor rigidez al conjunto, pero los aros y el carrete deben de ser especialmente fuertes.

 

LOS AROS:

Pueden ser de aluminio, acero (que es más pesado pero resbala menos), titanio (muy ligeros), o recubiertos de plástico. Además del material, existen aros con proyecciones para facilitar el agarre por parte de personas con poca movilidad en las manos, así como aros con formas ergonómicas y partes recubiertas de otros materiales para aumentar el agarre. Las proyecciones se pueden adquirir por separado y ser instaladas en un aro standard.

FRENOS

Frenos con zapata: Los más comunes son los de montaje alto (se anclan al tubo que queda por debajo del asiento), y pueden ser de dos tipos, según se activen empujando hacia delante o tirando hacia atrás. Estos frenos pueden llevar alargadores para facilitar su uso.

Frenos de tijera: Mas ligeros y que quedan escondidos cuando están en reposo, facilitando las transferencias, normalmente se ven en sillas activas / ultraligeras.

Frenos de una mano: Para hemiplégicos y usuarios que prefieren esta opción.

Frenos de Tambor: Normalmente en sillas en las que el acompañante maneja la silla. Se activa el freno desde una maneta tipo freno de bicicleta que va fijada en las empuñaduras del respaldo.

REPOSABRAZOS

Fijos: Son parte del chasis de la silla y no pueden retirarse.

Desmontables, o abatibles hacia detrás: pueden ser retirados.

Regulables en altura: Permiten ajustes mas precisos.

Tipo escritorio: rebajados en su parte delantera para permitir el acceso a mesas

Tubulares: Pesan menos pero tienen una superficie de apoyo inferior.

Para gente muy activa se suelen eliminar los reposabrazos y colocar unos protectores laterales para impedir que las ruedas ensucien la ropa al salpicar.

Para personas que necesitan un control extra en los brazos existen almohadillados con forma anatómica.

REPOSAPIES

Pueden ser fijos o desmontables. Para acortar la longitud de la silla en espacios reducidos como ascensores, es mejor que sean desmontables. Si no hay problemas de espacio es más aconsejable que los reposapiés sean fijos debido a su mayor robustez.

La posición anatómica ideal de los reposapiés es a 90º. Sin embargo en adultos los pies pueden interferir con el giro de las horquillas delanteras, por lo que el ángulo se tiende a reducir. Los ángulos más frecuentes son de 80º, 70º y 60º.
Existen asimismo reposapies elevables.Estos elevan el conjunto de la pierna, para adoptar posturas más cómodas. Se utilizan mucho en sillas con respaldo reclinable y sillas pasivas.
Las plataformas de reposapiés son normalmente de composite u otros materiales como el aluminio. Pueden ser dobles o bien una plataforma única, con o sin cintas taloneras. Normalmente el ángulo entre el reposapiés y las plataformas es de 90º, pero hay plataformas que tienen la posibilidad de regular este ángulo, para adaptarse a necesidades concretas de algunos usuarios.

ASIENTO

Suelen ser de un tejido fuerte pero que permite el plegado de la silla, se fijan al chasis de la silla mediante tornillos u otros sistemas, en algunos modelos podemos regular la tensión de la tela del asiento para adecuarla a nuestras necesidades.
Sobre la tela del asiento se puede colocar un cojín antiescaras que minimize las presiones excesivas. Hay cojines de espuma, de gel, de celdas de aire…
En nuestra ortopedia de confianza nos asesorarán sobre las opciones mas adecuadas segun el caso.
El asiento de tela o tela+cojín antiescaras no es la única opción, hay asientos posturales tipo “jay” que ofrecen un soporte y protección superiores.

RESPALDO

De construcción similar al asiento, una tela relativamente tensa que se fija al chasis de la silla, (en este caso a los tubos del respaldo), nos sirve de apoyo. Es recomendable que el respaldo sea regulable en tensión, son mucho mas cómodos ya que ajustamos la tensión del respaldo por medio de unas tiras interiores que nos permiten tensar o destensar zonas concretas. De esta manera podemos adaptar el contorno del respaldo a nuestra anatomía.

Como en el caso de los asientos también existen respaldos posturales especiales que en este caso sustituyen a la tela que viene de serie, usándose solo los tubos del respaldo original como soporte

Existen distintas alturas en los respaldos, las personas activas con buen control de tronco suelen usar respaldos bajos que maximizan la libertad de movimiento.
Respecto al bastidor del respaldo , puede ser fijo, abatible, desmontable…la elección de este dependerá de nuestros requerimientos a la hora de desmontar la silla o la postura que necesitemos adoptar

 

Fuente

RECOMENDACIONES

¿Qué prestaciones necesitas según tu actividad?

❑ Necesito plegar la silla frecuentemente por lo que debo comprobar: que la silla se desmonta sin herramientas, que ocupa el mínimo espacio cuando está plegada y que es ligera. Los chasis plegables y las ruedas de liberación rápida facilitan el transporte de la silla.
❑Voy a realizar principalmente deporte o actividades de ocio con mi silla por lo que deberé priorizar materiales ligeros y de alta resistencia.
❑ Necesito acercarme a las mesas con frecuencia por los que los reposabrazos tipo escritorio son más adecuados.
❑ Necesito hacer transferencias y acceder a espacios muy reducidos; deberé buscar reposabrazos y reposapiés abatibles o retirables.
❑ Necesito utilizar otras ayudas técnicas (por ejemplo, cojines antiescaras, grúas, muletas o ayudas para subir escaleras), por lo que deberé comprobar que son compatibles con la silla.

Los asientos y respaldos de tela facilitan el plegado de la silla y su transporte; además, son lavables; los acolchados y los rígidos mantienen la postura correcta con mayor facilidad.

¿Qué características son necesarias para que se adapte a tu discapacidad?

❑Tengo una enfermedad degenerativa, por lo que debo valorar mis necesidades a largo plazo y asegurarme sobre la posibilidad de añadir accesorios o de modificar los componentes de la silla de ruedas.
❑ No puedo maniobrar con la silla de ruedas, por lo que deben existir mangos de empuje adecuados para que mi acompañante pueda empujar y maniobrar.
❑Puedo realizar las transferencias de forma autónoma desde la silla de ruedas, por eso el asiento debe estar a la altura de la cama e inodoro (unos 50 cm del asiento al suelo) y los reposabrazos deben ser desmontables o abatibles.
❑Tengo problemas de control postural, por lo que puedo necesitar accesorios, y debo comprobar que se adaptan a la silla de ruedas.

¿Cuál es el entorno en el que vas a usar la silla?

❑Voy a usar la silla preferiblemente en el exterior por lo que necesitaré ruedas neumáticas o semi-neumáticas (amortiguan mejor) y ruedas delanteras medianas.
❑Voy a usar la silla preferiblemente en el interior o domicilios por lo que necesitaré ruedas macizas (no se pinchan) y ruedas delanteras pequeñas.

Deben quedar 5 cm a cada lado de la silla al pasar por las puertas (para una silla de 70 cm de ancho, las puertas deben ser de 80 cm). Además, hay que tener en cuenta el peso total de la silla, la longitud máxima (recomendación: 120 cm), la anchura total (recomendación: 70 cm) y la altura total (que no sobrepase los  110 cm).
En ambientes húmedos la silla debe ser resistente a la oxidación.

¿Qué dimensiones son adecuadas para tí?

❑Para comprobar las dimensiones es necesario sentarse en la silla de ruedas. Se debe poder adoptar una postura correcta (pregunta a un profesional cuál es la postura más adecuada en tu caso). Las dimensiones recomendadas te ayudarán a conseguir una silla de ruedas más cómoda y saludable. Si utilizas cojín antiescaras, toma las medidas de la silla con el cojín colocado sobre el asiento.
❑Las dimensiones más importantes son:

(A) Holgura del asiento: 2.5 cm (dos dedos) entre los muslos y el lateral de la silla. También 2.5 cm entre muslos y reposabrazos. Si se utiliza ropa muy ancha es necesario dejar un poco más de espacio.
(B) Borde delantero del asiento: 3-5 cm (tres dedos) entre el asiento y la parte posterior de la rodilla.
(C) Inclinación respaldo-asiento: 100º-110º; si es regulable se puede adaptar mejor a diferentes actividades.

SILLA1

❑ Otras dimensiones a tener en cuenta:

(D) Ángulo entre brazo y antebrazo: 120º con la mano agarrando la parte más alta del aro propulsor.
(E) Inclinación del asiento: 1º-4º hacia atrás; es importante evitar el deslizamiento hacia delante y que no haya mucha presión sobre el sacro.
(F) Altura del respaldo: 2.5 cm por debajo de la escápula; el respaldo no debe interferir al mover el brazo hacia atrás; para las personas con lesiones recientes o enfermedades degenerativas son más adecuados los respaldos regulables en altura.
(G) Altura del reposabrazos: 2 cm por encima del codo con el brazo extendido.
(H) Altura del reposapiés: 5 cm mínimo, pero se recomienda 10-13 cm para evitar tropiezos. Hay que evitar que el pie se deslice entre los reposapiés

Compartir