Síguenos

Actualidad

Una nueva terapia facilita el habla de los niños con autismo

El estudio desvela que la involucración de los padres con estos niños es fundamental

Publicado

el

Los resultados de un estudio realizado por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, demuestra que el tratamiento de respuesta fundamental (TRF), funciona mejor que otras terapias para motivar a los niños con autismo a hablar.

El estudio desvela que la involucración de los padres con estos niños es fundamental. «Les estábamos enseñando a los padres cómo establecer situaciones en las que sus hijos estarían motivados para comunicarse.

Los resultados de nuestro estudio son emocionantes porque descubrimos que los niños en el grupo TRF mejoraron no solo en sus habilidades de comunicación, sino también en sus habilidades sociales más amplias», explica Grace Gengoux, profesora asociada clínica de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento.

Una de las madres que participó en el estudio desvela su impresión por el drástico cambio de su hijo James, de tres años. «Me siento muy agradecida de ver cuántas palabras y frases sabe. Puede hablar con claridad y socializar también, acercarse a las personas y hacerles preguntas».

Un estudio durante seis meses

El estudio de seis meses inscribió a 48 niños que tenían de dos a cinco años y tenían autismo y retrasos significativos en el lenguaje. La mitad de los niños recibió tratamiento TRF de los terapeutas y sus padres, mientras que los niños restantes continuaron recibiendo los tratamientos de autismo que habían recibido antes de que comenzara el estudio, que incluía otros tipos de análisis conductual aplicado y terapia del habla convencional.

Durante las primeras 12 semanas del estudio, los niños en el grupo TRF se sometieron a 10 horas por semana con un terapeuta capacitado, y sus padres recibieron capacitación durante una hora por semana sobre cómo usar las técnicas de tratamiento durante las interacciones diarias con sus hijos.

En el TFR, el terapeuta o el padre observa lo que le interesa al niño y usa el objeto para alentar el habla. Los investigadores de Stanford creen que los hallazgos de este ensayo son prometedores, pero que necesitan ser replicados en investigaciones más amplias. Actualmente también están reclutando niños pequeños con autismo para un nuevo estudio sobre cómo cambia el cerebro en TFR.

Banner Rehatrans
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído hoy