Síguenos

Actualidad

Una madre y su hijo, con síndrome de Down, serán desahuciados en los próximos días

«Era consciente de que llegaría ese momento, pero no tan rápido. Sé de mucha gente que está de okupa desde hace años y aún no han recibido notificación»

Publicado

el

Alberto posando junto a su madre

Hace unos meses, Mercedes Fernández, una madre cualquiera, recibió una notificación para desalojar su vivienda propiedad de un banco, que había ocupado hacía un año junto a su hijo Alberto, con síndrome de Down y un 82% de discapacidad intelectual.

Desde que la Mercedes de origen palmero, llegase a Fuerteventura con ocho años, la vida no ha hecho más que darle la espalda: un matrimonio fallido, la muerte de una hija víctima de cáncer con solo 14 años, el nacimiento de su tercer hijo con síndrome de Down y por último, un terrible incendio que la dejó sin casa.

“Acudí a Servicios Sociales en busca de ayuda, pero no hicieron nada. Decían que no había viviendas, ni ayudas de emergencias en ese momento y que el tema no era competencia de ellos”, recuerda. Al final, “me vi sola durmiendo en el suelo en casa de unos amigos durante un mes y con mi hijo”, recuerda.

Ante esta difícil situación, Mercedes decidió meterse de ocupa en alguna vivienda vacía junto a su hijo, ya que era el único remedio para poder salir adelante. «Me vi en un momento en el que me dije ‘como no me meta ahora en una casa, mi hijo duerme esta noche en la calle«.

En 2018, ella y su hijo Alberto, entraron a vivir en una casa inhabitable con agujeros en el techo, cables por todas partes y una insportable plaga de cucarachas. Sin embargo, con la ayuda de la gente de Facebook, esta mujer y su hijo pudieran rehabilitar los desperfectos de la vivienda hasta convertirla en un hogar.

Mercedes y su hijo tienen que vivir con 268 euros al mes. La mujer no encuentra trabajo desde hace años y tampoco tiene con quien poder dejar a su hijo si algún día la llamaran de algún trabajo. Alberto, además de su discapacidad intelectual, sufre apneas y no puede hablar desde que padeció una meningitis que le afectó las cuerdas vocales.“Cuando cuento todo esto, a la gente le da miedo hacerse cargo de él”, asegura.

Cuando parecía que la situación no podía ponerse peor, llega una carta del banco. Un aviso de deshaucio tambaleó por completo la vida de Mercedes y su hijo: «era consciente de que llegaría ese momento, pero no tan rápido. Sé de mucha gente que está de okupa desde hace años y aún no han recibido notificación»

Mercedes ha agotado todos los cartuchos que le quedaban, ha acudido a tramitar un alquiler social «y por ser ocupa no quieren saber nada», en los Servicios Sociales del Ayuntamiento tampoco le dan solución e incluso intentó citarse con el alcalde sin éxito, sin embargo asegura que «mi hijo es el motor que me levanta todos los días» a pesar de que «no veo solución ninguna«.

En Fuerteventura hay un total de 53.942 viviendas en total, de ellas, 8.142 están vacías, mientras que en Puerto del Rosario hay 3.941 viviendas sin vida, sin embargo, ninguna institución ni nadie es capaz de ayudar a esta familia a la que la entidad bancaria le reclaman 3.000 euros, demasiado dinero para quienes no saben donde podrán dormir en un par de días.

Banner Rehatrans
1 Comentario

1 Comentario

  1. Antiguo y ya viejo okupa

    agosto 12, 2019 at 5:34 pm

    Pues está mal dicho el decir lo que voy a decir. Pero… si no te quieren dar la vivienda que mereces, antes de que vengan a echarte de tu casa, vete de ella, coge lo esencial que necesites y ocupa otra vivienda. Así sucesivamente hasta que te hagan caso, no crees?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído hoy