Sillas salvaescaleras: Qué son, tipos y precios

Las sillas salvaescaleras son la solución más indicada para todas aquellas personas que tienen algún impedimento o limitación para su total movilidad, por lo que cada vez más hogares cuentan con un modelo adaptado a las necesidades de sus residentes.

A continuación, señalamos las principales razones para optar por una silla salvaescaleras, tanto en comunidades de vecinos como en viviendas particulares, un dispositivo cuya instalación conlleva una serie de ventajas, ya no solo para las personas con movilidad reducida sino también para sus familiares.

¿Qué es una silla salvaescaleras?

Una silla salvaescaleras es un sistema elevador que, mediante una guía o raíl instalado en la escalera, permite el paso de una persona de un piso a otro sin tener que moverse.

Por ello, se considera una solución útil y más económica que un ascensor, ya que quien la use solo tendrá que sentarse y la silla, que cuenta con un mecanismo especial para su desplazamiento, moverá a quien lo necesite del modo en que lo necesite.

¿Quién puede usar una silla salvaescaleras?

Las sillas salvaescaleras están destinadas a cualquier persona, aunque fueron ideadas para facilitar el movimiento de personas con determinadas limitaciones, como una avanzada edad, una discapacidad física o cualquier otro tipo de movilidad reducida.

Se instalan, además de viviendas particulares, en lugares públicos para una accesibilidad total y solo permiten el uso de una persona en cada trayecto.

Ventajas de las sillas salvaescaleras

Pueden instalarse tanto en interior como en exterior

Una ventaja fundamental es que podemos encontrarnos tanto sillas salvaescaleras de exterior o comunidades como instalarlas en el interior de una vivienda. Existen aparatos preparados para la exposición a la lluvia o al sol, si se instalan en exterior y tienen que soportar la inclemencia del tiempo.

La instalación de un ascensor es menos habitual en el interior de una vivienda, aunque debe ser un proyecto a futuro, además de incrementar el valor a la propia casa, sin embargo los salvaescaleras pueden instalarse en prácticamente cualquier vivienda con escaleras ya que se instalan en la misma pared de subida/bajada, existentes por definición en todas las escaleras de las viviendas.

Mayor aprovechamiento del espacio

Los asientos de las sillas salvaescaleras son plegables, recogiéndose hacia la pared, lo que permite que ocupen poco espacio. Son aparatos que ocupan poco espacio.

La instalación de la silla salvaescaleras es posible tanto en espacios estrechos como en escaleras de tramos o giros. Existen una amplia gama de modelos adaptables a cualquier necesidad tanto para interiores como exteriores de viviendas o edificios.

Autonomía

Las sillas salvaescaleras permiten el movimiento cómodo y libre a las personas con movilidad reducida ya sea en el interior de una vivienda o para acceder al exterior del edificio.

En la actualidad la demanda de instalación de sillas salvaescaleras ha aumentado considerablemente por los beneficios que proporcionan. Su sencilla utilización permite que con ellos podemos subir y bajar escaleras sin dificultad y de forma autónoma, permite el libre movimiento y acceso a las distintas plantas de un edificio, así como poder salir de la vivienda.

Con la simple presión de un pulsador de subida o bajada se desplaza de manera suave y lenta por la guía de recorrido, sin peligro, con total seguridad y confort para el usuario. Al final del recorrido, la silla se detiene automáticamente, con el giro del asiento manual o automáticamente, según modelo, se sale, todo con el mínimo esfuerzo. Se instala en las paredes que sigue el recorrido ascendente o descendente de los escalones.

Más tranquilidad para los familiares

Además, supondrá una mayor libertad para estas personas, que ya no tendrán que pedir ayuda a otras personas para que le ayuden a subir o bajar un piso.

Las sillas salvaescaleras para comunidades de vecinos o para personas con discapacidad son la solución para lograr la accesibilidad universal.

Máxima seguridad

Disponen de un arnés o cinturón para los traslados ascendentes o descendentes de la persona para evitar cualquier tipo de caída, por lo que su utilización es totalmente segura.

Además, los modelos actuales incorporan todo tipo de medidas de seguridad, como la detección de obstáculos. Se trata de un sistema innovador que es capaz de detectar si existe algún tipo de obstáculo en la guía que sigue el recorrido y, si es así, la silla se detiene de manera automática.

Así, estas instalaciones suponen un extra de seguridad para las personas de edad avanzada, quienes evitan subir y bajar por las escaleras de forma peligrosa. De este modo se minimiza en gran medida el riesgo de caída.

Amplia gama para todo tipo de escaleras

La amplia gama de sillas salvaescaleras permita su instalación en cualquier escalera ya sea curva, con giros, con descansillos, etc. Existe el modelo perfecto que se adaptará según la forma y la inclinación.

Seguirán funcionando, aunque haya un corte de luz

Mediante un sistema de baterías incorporado en las sillas salvaescaleras impedirá que pare o deje de funcionar en caso de que se produzca un corte de luz. Si ocurriera un corte de luz, la persona nunca se quedará parada en medio del tramo de escaleras y podrá seguir moviéndose sin ningún problema.

Tras conocer las ventajas y ver lo importante que puede ser para alguien cuya movilidad se ha reducido el poder mantener su autonomía, queda patente que la instalación de este tipo de sistemas es la mejor solución.

Siempre hay que valorar que no se trata de la solución más costosa en términos económicos y que, además, ofrecerá una gran comodidad a toda la familia.

Cuando se da un problema de este tipo en una familia siempre hay que velar por la seguridad y la menor invasión del hogar. Por este motivo, una silla o plataforma salvaescaleras se erige como la opción más factible.

Subvenciones para sillas salvaescaleras

Cada vez más Comunidades Autónomas contemplan una partida de ayudas y subvenciones para sillas salvaescaleras, de forma que se acceda con más facilidad a estas soluciones y se garantice el bienestar de las personas afectadas con movilidad reducida.

Consulta las condiciones en la Administración de la Comunidad en la que resides para optar a estas ayudas.

Tipos de sillas salvaescaleras

Existen en el mercado diferentes tipos de sillas salvaescaleras, de forma que estos dispositivos se adapten al espacio en que se desean instalar. Puedes ver estos modelos de sillas salvaescaleras de OTIS.

Sillas salvaescaleras curvas

Este sistema se mueve en una escalera con curvas, por lo que se construye a medida para un determinado tipo de escalera, teniendo en cuenta sus dimensiones, amplitud o altura, entre otros factores.

Dentro de este tipo de silla salvaescaleras, se distinguen dos clases: las que necesitan carriles a medida y las que se valen de carriles modulares.

Sillas salvaescaleras rectas

Las sillas salvaescaleras rectas son las más sencillas de instalar, ya que el tramo por el que se mueve es totalmente recto y no tiene la complejidad de otras clases de silla salvaescaleras.

Normalmente, se fabrican pensando en un número de peldaños de entre 12 y 16, aunque es totalmente adaptable a aquellos espacios en que existan más o menos escalones.

Sillas salvaescaleras portátiles

Las sillas salvaescaleras portátiles son la solución perfecta para los espacios en que se vaya a necesitar recurrir a estos dispositivos por temporadas o, simplemente, en desplazamientos puntuales de la persona necesitada de esta solución para su movilidad.

Por tanto, ofrece una versatilidad única, pudiendo dejar la escalera sin obstáculos cuando no se requiera la acción de este sistema.

La mayor parte de sillas salvaescaleras portátiles son desmontables, por lo que también se agradece su sencillez para almacenar y transportar.

En cambio, tiene algunos inconvenientes, como la necesidad de contar con el espacio suficiente para que pueda maniobrar sin problemas o la necesidad de una pequeña ayuda de los acompañantes, aunque no con el esfuerzo físico que se requeriría en el caso de no contar con una asistencia técnica como esta.

Sillas salvaescaleras para exterior

Las sillas salvaescaleras para exterior son la solución idónea para un libre acceso a patios, jardines o entradas a garajes.

Como se instalan en un espacio al aire libre, están fabricadas con material que puede soportar las condiciones climáticas adversas, como calor o frío extremos, precipitaciones, etc.

También cuenta con elementos de protección ante partículas de polvo o la caída de hojas secas que pudieran trabar los carriles.

Sillas salvaescaleras manuales

Esta es otra alternativa para la movilidad de personas con limitaciones para ello.

Una silla salvaescaleras manual, en cambio, requiere siempre la acción de un ayudante, que desplace este sistema y a su usuario por los peldaños.

Se diferencia de una silla de ruedas normal en que está fabricada pensando en esta finalidad específica, por lo que cuenta con elementos que protegen la silla y los escalones ante su uso frecuente.

Diferencia entre la silla salvaescaleras y la plataforma salvaescaleras

Existen algunas diferencias esenciales entre los mecanismos de una silla salvaescaleras y una plataforma con el mismo fin.

  • La silla salvaescaleras se desliza a través de una guía que se instala en la pared e incorpora una silla. La persona con movilidad reducida se mueve en posición sentada para ascender o descender los escalones.
  • La plataforma salvaescaleras, es un elevador diseñado para una persona en silla de ruedas. El usuario accede a la plataforma que se eleva, pero sin tener que dejar de utilizar su propia silla de ruedas.

Diferencias entre instalar un salvaescaleras o un ascensor

La silla salvaescaleras es mejor solución que la instalación de un ascensor, ya que no necesita la obra de acondicionamiento que requiere este, instalar un salvaescaleras para personas con discapacidad es más económico y no necesita casi obra. No exigen un amplio espacio y tampoco una inversión muy elevada. Se adapta perfectamente a la estructura del hogar.

Sillas salvaescaleras para comunidades

Las sillas salvaescaleras para comunidades son la medida indicada para facilitar la total accesibilidad en un edificio en el que resida una persona con alguno de los problemas mencionados para los que están pensados estos dispositivos.

Recientemente se modificó la Ley de Propiedad Horizontal que obligaba a los propietarios de viviendas a instalar una solución de este tipo en caso de que uno o más vecinos lo soliciten.

Para que sea inevitable a efectos legales, quien lo pida debe cumplir alguno de los siguientes supuestos:

  • Tener un grado de minusvalía igual o superior al 33%
  • Tener más de 70 años de edad.

Las sillas salvaescaleras para comunidades son la solución adecuada para instalar en los accesos a los edificios o para casas con escaleras para personas con movilidad reducida.

La instalación de un salvaescaleras mejora la calidad de vida de las personas con discapacidad, que han perdido movilidad por alguna enfermedad o accidente o simplemente por el paso del tiempo.

Sillas salvaescaleras: precios

Cuánto cuesta una silla salvaescaleras es la principal duda que se viene a la cabeza de quienes tienen que instalar estos dispositivos.

Son más económicos que realizar una reforma en una vivienda y no necesitan ninguna obra para su instalación.

Lo que supone colocar sillas salvaescaleras, precios asequibles comparándolo con un cambio integral en casa, no será un escollo: su instalación es sencilla y no tiene las incomodidades que surgen en la reforma de una vivienda, por pequeña que sea.

Se instala un riel a lo largo de la pared y lo único necesario para su funcionamiento es un enchufe. Las diferentes alternativas disponibles se adaptan siempre al bolsillo, y la durabilidad del aparato hace bueno el desembolso.

Sillas salvaescaleras de segunda mano

Otra opción para ajustar aún más el presupuesto es una silla salvaescaleras de segunda mano, lo que abarata en gran medida el coste a pagar por ella.

En el mercado existe una amplia variedad de sillas salvaescaleras ya usadas y que se ponen a la venta para que puedan disfrutarlas otras personas que las necesiten.

Por ello, las sillas salvaescaleras de segunda mano siguen siendo una opción preferente para muchas personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *