Síguenos

Nacional

Segejus, el capo en silla de ruedas que vive en España

Publicado

el

En la detención de Segejus Beglikas actuaron casi 500 agentes de cinco países europeos y junto a él se detuvieron a otras 21 personas. La Guardia Civil y la Policía Nacional, en colaboración con Europol, dieron por desarticulado un clan que habría obtenido 680 millones de euros desde 2016.

La organización era de tal calibre que contaba con sicarios a sueldo y tenía contacto directo con los proveedores, los cuales eran de origen latinoamericanos y marroquíes. La investigación comenzó en un juzgado de Gdánsk, en Polonia y se encuentra bajo secreto de sumario.

Sergejus Beglikas quedó postrado en una silla de ruedas cuando tenía 25 y una hija de solo uno. Cuenta que una noche salió a una discoteca, bebió y, a la vuelta a casa, sufrió un duro accidente. Le operaron de urgencias y le salvaron la vida, pero sus piernas dejaron de tener movilidad y su columna quedó encapsulada en una estructura de hierros que la sostenía.

Tras ser detenido, los agentes llevaron a Sergejus Beglikas hasta su mansión, situada en la parte alta de la urbanización Sierra Blanca de Marbella, la cual han tasado con un valor de cuatro millones de euros.

En el interior encontraron varios diamantes, lingotes de oro, 90 teléfonos encriptados y alrededor de 30.000 euros en efectivo ocultos por distintos rincones de la casa y cajas fuertes. Todo valorado en tres millones de euros, según indican los investigadores.

Segejus fue puesto en libertad previo pago de la fianza de 15.000 euros, una cantidad irrisoria para un magnate como él. Desde entonces, solo tiene que presentarse una vez a la semana en los juzgados de Marbella mientras continúa la investigación.

En una entrevista ofrecida al medio EL ESPAÑOL, Beglikas defiende que su fortuna “es legal”, y asegura que ha invertido en bitcoins, que tiene alquilada una vivienda en Marbella, que su mujer es diseñadora de muebles y que tienen una empresa de importación de café gourmet

Supuesto líder de una banda de contrabando de drogas

Desde Polonia acusan a Beglikas de liderar una banda de contrabando de cocaína y hachís en diferentes países de Europa y que blanqueaba el dinero obtenido en casas de cambio de Polonia. Además, le acusan de introducir tabaco de contrabando en Asia.

Los investigadores sitúan como número dos dentro de la organización a su amigo Vladislav Lysenko, a quien considera su “hermano mayor”. Lysenko vivía en la Costa del Sol y fue detenido unas horas antes que su amigo, cuando se dirigía en coche por autovía hacia Jerez de la Frontera (Cádiz).

Las autoridades polacas que emitieron la orden de detención de Beglikas lo vinculan con el clan irlandés de los Kinahan, cuyos miembros le han jurado la muerte a los Hutch, dejando una veintena de muertos por media Europa.

Esa macroestructura cayó por la ‘Operación Fosa’ y actuaron 450 agentes de distintos cuerpos policiales de cinco países: Gran Bretaña, Polonia, Estonia, Lituania y España.

Banner Rehatrans
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

BANNER JA Fomento Vivienda

Lo más leído hoy