El hombre que plantó miles de flores para que su esposa ciega pudiera olerlas El señor Kuroki cubrió de rosas su enorme jardín tras dos años de trabajo para sacar a su mujer de la depresión

Un Hombre plantó miles de flores para su esposa ciega
Un Hombre plantó miles de flores para su esposa ciega

En el amor no hay límites ni existen imposibles cuando la dicha es buena. Sino pregúntenle a este ciudadano japonés que ha cultivado un inmenso jardín de flores para que su esposa invidente pudiese olerlas.

Este hecho ha ocurrido en Japón, concretamente en Shintomi. Allí es donde viven el señor y la señora Kuroki, una pareja que tiene un granero que parece un océano de flores rosas que atrae a más de 7.000 curiosos cada año.

Sin ser un espacio público, la afluencia de visitantes es muy constante en la casa de los Kuroki. Este precioso jardín nace cuando su esposa quedó ciega, algo que le arrebató por completo la felicidad.

Corrían el año 1956 cuando esta pareja recién casada decidió trasladarse a este hogar. Tras unos primeros años llenos de felicidad, unos problemas de vista derivados de su diabetes dejaron ciega a la señora. Un duro golpe para toda la familia. A partir de aquí la mujer, deprimida, se volvió huraña y se negaba a salir de su casa salvo que ocurriera alguna urgencia.

Sin embargo, su esposo no se cansó en su lucha por hacerla feliz, por lo que fue así como decidió regalarle flores, pero no unas flores cualquiera, él quería llenar todo su jardín de flores para que así nunca perdiera la sonrisa que tanto la caracterizaba.

Pronto se dio cuenta de que el jardín atraía a su esposa al exterior, por lo que el señor Kuroki no paró de trabajar durante dos años, hasta cubrir por completo de rosa su jardín, logrando sacar de la depresión y del encierro al amor de su vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *