Piden apoyo a las familias para afrontar el gasto en mascarillas ahora que son obligatorias La obligación de llevar mascarilla ha despertado la preocupación de las familias respecto al gasto que va a suponer la compra de este material

Familia de paseo con mascarillas en plena pandemia del coronavirus
Familia de paseo con mascarillas en plena pandemia del coronavirus

La Federación Española de Familias Numerosas pide al Gobierno que apoye de alguna forma a las familias ante el gasto extraordinario que tendrán que hacer para adquirir las mascarillas, que a partir de este jueves 21 de mayo son de uso obligatorio para adultos y niños mayores de 6 años, en todos los espacios públicos incluida la calle.

La obligación de llevar mascarilla, regulada por una Orden del Ministerio de Sanidad, ha despertado la preocupación de las familias respecto al gasto que va a suponer la compra de este material.

Aunque el precio de las mascarillas se reguló hace unas semanas para proteger al consumidor ante la escasez del mercado, su coste es importante si se tiene en cuenta que será de uso diario y que en una familia con hijos hay que multiplicarlo por varias personas.

Tomando como referencia las mascarillas higiénicas, las de uso más extendido y recomendadas para la población general asintomática, y que tienen un precio máximo de 0,96 euros, el gasto para un hogar de 4 personas no bajará de los 120 euros. Si se trata de familias numerosas, el gasto se dispara y, en especial si hay niños de corta edad, para los que la oferta disponible en el mercado es escasa y, por tanto, más cara.

Alguna fórmula de apoyo a las familias

Por ello, la FEFN pide al Gobierno que estudie varias fórmulas de apoyo a las familias para afrontar la compra de las mascarillas, que podrían ser subvencionadas, al menos en parte, como gasto sanitario.

La Orden publicada ayer en el Boletín Oficial del Estado (BOE) establece el uso obligatorio de la mascarilla para adultos y niños mayores de 6 años con algunas excepciones, como personas que presenten dificultad respiratoria que pueda verse agravada por el uso de mascarilla; en las que el uso de mascarilla resulte contraindicado por motivos de salud debidamente justificados, o que por su situación de discapacidad o dependencia presenten alteraciones de conducta que hagan inviable su utilización. También se recoge la excepción en el desarrollo de actividades en las que, por la propia naturaleza de estas, resulte incompatible el uso de la mascarilla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *