Cómo afrontar el nacimiento de un hijo con parálisis cerebral

Niño con Parálisis Cerebral |
Niño con Parálisis Cerebral | Bigstock

Cuando una pareja trae al mundo a un bebédiagnosticado con parálisis cerebral, esta se suele sentir desbordada, debido a la incomprensión que genera el no saber en quéconsiste esta discapacidad y cómo va a cambiar la vida de su bebéy de sus familiares.

Un bebé con discapacidad exige mayor disponibilidad y esfuerzo familiar, e incluso transforma el ciclo vital de esta.

Por ello, desde la Confederación ASPACE han creado una lista de sentimientos que genera  conocer esta noticia:

  1. Miedo: En relación a cómo será vuestro hijo o hija en el futuro, sobre cómo plantear la situación a familiares y amigos, o el propio futuro de la familia. Es algo normal, según vayáis aprendiendo sobre vuestro hijo o hija, sabréis ayudarle y los temores irán disminuyendo.
  2. Enfado y frustración: es lógico que aparezca este tipo de sentimientos hacia vosotros mismos, vuestra pareja, el personal médico o incluso hacia vuestros hijos o hijas. Pero no hay que quedarse en ello, es importante hablarlo con personas cercanas, o profesionales que trabajen con vosotros y vuestro hijo o hija.
  3. Soledad: en algunos casos podéis sentiros aislados por tener un pequeño con esta discapacidad, es bueno hablar con otros padres y madres en vuestra misma situación, que os van a poder ayudar. También es importante salir de vez en cuando con amigos y familia para normalizar la participación de las personas importantes en vuestra vida, en la vida de vuestro hijo o hija.
  4. Culpabilidad: algunas familias se sienten culpables y piensan que han podido provocar esta situación por hacer algo que no debían durante el embarazo. Si tienes esa sensación, es importante hablar con un profesional y tratarlo.
  5. Agotamiento: El cuidar a un niño o niña con parálisis cerebral en los primeros años es grande, y podéis sentiros extenuados. Recurrid también a familias y amigos para descansar y poder desconectar.

“Todos estos sentimientos son naturales y la mayor parte de las familias los van superando a medida que van conociendo más y conviviendo con sus hijos o hijas” afirman.

Por último, añaden que “algunas familias prefieren estar solas durante una temporada, con su pareja o con sus amigos íntimos; otras optan por contar con apoyos y hablar con alguien que no sea de su familia, como un trabajador social, un terapeuta, o con otras familias que estén o hayan pasado por su misma situación”.

1 comentario

  1. No es tan fácil como lo plantean, siendo padres primerizo no tienen noción de la grave de la enfermedad y no se la comunican de entrada, después de muchos estudios.se habla de una discapacidad motriz, con los años me fui enterando q era parálisis cerebral, los familiares y amigos en general se borran y tenes q arreglarte sólo, pues parecería q discapacidad es una enfermedad contagiosa? O es desagradable estar con una persona en silla de rueda, es un largo camino de andar y lo importante es mejorar la calidad de vida de la persona discapacitada y q disfruté de todo xq tienen derecho a ser felices .Mi hija tiene 46 años y hace rehabilitación desde los 9 meses

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *