Una terapia pionera en la sanidad pública capaz de curar la leucemia

Leucemia
Leucemia | Bigstock

La sanidad pública española ha vuelto a demostrar que es de las mejores en todo el mundo. En esta ocasión, una terapia pionera llevada a cabo en el Hospital Sant Joan de Déu de Esplugues de Llobregar, en Barcelona, ha conseguido tratar con éxito a un paciente de tan solo 6 años de edad con leucemia.

Esta pionera terapia genética, cuyos costes han sido asumidos por el Sistema Nacional de Salud (SNS), es conocida como CAR-T 19 y ha sido desarrollada por Novartis.

Álvaro es natural de Alicante, donde vive con su familia. El pequeño tenía leucemia linfoblástica aguda, el cáncer más frecuente entre los niños. Estuvo recibiendo durante un tiempo la terapia convencional que se utiliza en estos casos, pero tras tener dos recaídas y recibir un trasplante de médula ósea, decidieron utilizar una técnica pionera, según informa ABC.

“Llevamos cinco años con esto y con el tiempo siempre jugando en contra. Conocimos esta terapia y no dejamos de buscar información. Ha sido un tratamiento muy amable, en nada hemos vuelto a la vida normal”, cuenta su madre, Marina.

Álvaro sigue acudiendo a controles periódicos para comprobar cómo evoluciona, aunque todo hace prever que la enfermedad ha remitido en su totalidad “ya puede ir al colegio o a cumpleaños, hacer extraescolares, jugar con su hermano y disfrutar en familia”, comenta su madre emocionada.

El caso de Álvaro ha sido un hito por ser el primero de un paciente pediátrico tratado con esta técnica personalizada financiada por la sanidad pública.

En cuanto a la terapia, conocida entre los expertos como CAR-T 19 consiste en ayudar al sistema inmunitario del paciente a poder reconocer, atacar y destruir las células cancerígenas de manera focalizada.

Mediante una extracción de sangre del propio paciente se obtienen los linfocitos T, los cuales resultan cruciales para el sistema inmunitario. Estos a su vez, son alterados genéticamente con el objetivo de que reconozcan el antígeno CD19 para poder destruir las células infectadas.

Este proceso dura entre dos y cuatro semanas, y tras este tiempo de espera, los linfocitos vuelven de nuevo al paciente para que puedan actuar contra el cáncer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *