Un nuevo tratamiento de cáncer de páncreas El futuro de la cáncer de páncreas, según una científica española, está en personalizar los tratamientos al máximo

Cáncer de páncreas
Cáncer de páncreas

Una científica española ha liderado un estudio que demuestra por primera vez la eficacia de una terapia personalizada contra el cáncer el páncreas y que, a juicio de los expertos, cambiará los estándares de tratamiento existentes hasta el momento, como el cáncer de páncreas. Lo ideal en Oncología y donde va el futuro es en personalizar los tratamientos al máximo, sólo así se podrá cada vez más luchar contra esta letal enfermedad.

El cáncer de páncreas es un tumor que en la actualidad sigue teniendo un pronóstico pobre, con una tasa de supervivencia a los cinco años menor del 10%. “Desgraciadamente sigue siendo uno de los tumores en el que en los últimos años se han conseguido menos avances en investigación, no es que no se haya intentado, pero desgraciadamente tiene una mayor mortalidad”, lamenta en una entrevista con Infosalus la doctora Teresa Macarulla, del Grupo de Tumores Gastrointestinales y Endocrinos del VHIO y IOB Institute of Oncology Barcelona.

Según recuerda la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), el cáncer de páncreas es un tumor “poco frecuente en España”, con una incidencia anual cerca a los 8.169 casos (4.276 varones y 3.893 mujeres).

Los diagnósticos y las muertes, “muy a la par”

El último informe elaborado por la Red Española de Registros de Cáncer (REDECAN) y el Instituto Nacional de Estadística (INE) calculó una mortalidad en 2017 de 6.868 pacientes. A partir de estas cifras, la experta del IOB lamenta que el problema es que los diagnósticos y las muertes están “muy a la par” a día de hoy, y la mayor parte de pacientes muere por esta enfermedad.

Así, la falta de mejoría en la supervivencia y el aumento en su incidencia en los últimos años han hecho que las predicciones sitúen esta enfermedad como la responsable de la segunda causa de muerte por cáncer en Estados Unidos en el año 2030. En Europa se espera que ya a partir del 2018 haya más muertes por cáncer de páncreas que por cáncer de mama, según informa el IOB.

A día de hoy el tratamiento del cáncer de páncreas es estándar, fuera de los proyectos de investigación, y pasa por la quimioterapia. “Tenemos mejores quimioterapias que tiempo atrás y esto ha hecho que los pacientes tengan una supervivencia superior, vivan más tiempo y de mejor manera”, celebra la oncóloga.

Una terapia personalizada

En concreto, Macarulla ha liderado un estudio internacional, el estudio ‘POLO’, el primer trabajo científico que demuestra que puede tener lugar una terapia personalizada en el cáncer de páncreas, a partir de un fármaco, ‘olaparib’, un medicamento que se emplea con eficacia en el tratamiento de pacientes con ciertas mutaciones (cambios) en los genes BRCA1 o BRCA2, habitual en cánceres de mama o de ovario, por ejemplo, y del que hasta ahora se desconocía su eficacia en un grupo pequeño de enfermos de cáncer de páncreas.

“No todos los pacientes se tratan igual, ni a todos les sirven los mismos tratamientos. En el cáncer de páncreas se ha visto que algunos pacientes presentaban una alteración en los genes BRCA 1 y 2. A partir de este ‘biomarcador’ o clave se ha diseñado una terapia dirigida para aquellos pacientes que presentan la citada alteración genética. Se trata de un tratamiento que funciona, dirigido a combatir aquellas células que crean esa alteración genética, de forma que esos pacientes tienen una alternativa más de tratamiento, aparte de la quimioterapia”, sostiene Macarulla.

El estudio se presentó el pasado junio en el congreso americano de oncología médica (ASCO) y se publicó en la revista ‘New England Journal of Medicine’. “Aproximadamente entre un 6-8% de los pacientes con cáncer de páncreas son portadores de esta mutación y se pueden beneficiar de este tratamiento”, celebra la especialista del IOB.

¿Quién se puede beneficiar?

Además, tal y como resaltaba la investigadora, a pesar de los esfuerzos dedicados a la investigación en el cáncer de páncreas existen pocos tratamientos activos para tratar a los enfermos, y hasta el momento ninguno disponía de un biomarcador que nos indicara la población que más se podía beneficiar de cada uno de los tratamientos. En cáncer de páncreas el único biomarcador que se conoce es la mutación de estos genes BRCA 1 y 2.

El estudio POLO es el primer ensayo de fase III (multicéntrico, internacional y previo a registro del fármaco) para evaluar la eficacia del tratamiento de mantenimiento con inhibidor de PARP en pacientes afectados de cáncer de páncreas avanzado y portadores de la mutación germinal en BRCA.

Según precisa en este sentido el Instituto Nacional del Cáncer norteamericano, en el tratamiento de cáncer, bloquear la acción de PARP quizás impida que las células cancerosas reparen el daño a su ADN, lo que provoca su destrucción. Los inhibidores de PARP son un tipo de terapia dirigida contra esas células cancerosas.

Un tratamiento que “cambiará los estándares”

Así con todo, POLO representa el primer estudio con resultados positivos guiado por biomarcadores en cáncer de páncreas, lo que supone la primera alternativa personalizada de tratamiento para un subgrupo de pacientes con tumores de páncreas para poder “descansar” del tratamiento quimioterápico, y que a juicio del IOB, “cambiará los estándares de tratamiento existentes hasta el momento”.

En concreto, este trabajo evalúa la eficacia del tratamiento de mantenimiento con ‘olaparib’ en pacientes con cáncer de páncreas con una mutación de línea germinal en el gen de BRCA, en vista de que estudios anteriores habían demostrado una respuesta a este inhibidor de PARP por parte de este grupo de pacientes, y que existe ya este tratamiento para cáncer de ovario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *