Síguenos

Actualidad

Terapia celular devuelve la sensibilidad a lesionados medulares

Publicado

el

Doctor Jesús Vaquero

Tenía 27 años y una vida por delante repleta de ilusiones y proyectos. Planes que hace doce años se truncaron y se vieron malheridos por el asfalto como consecuencia de un grave accidente en el que

Andrés Herrera sufrió un accidente de tráfico cuando tan solo tenía 27 años. Cuando despertó era consciente de que iba a vivir una realidad muy diferente: «Tras el accidente, cuando te dicen que no vas a volver a caminar, se te cae el mundo encima».

Andrés sufría una lesión medular que provocó que estuviese en una cama durante un largo periodo de tiempo. Pero tras varios años de tratamiento en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo y una intensa rehabilitación para poder volver a casa.

El joven, doce años después se encuentra con que sufre una lesión medular incompleta. Gracias a su vitalidad y fuerza interior, logró comenzar a ponerse en pie, eso sí, con ayuda de dos muletas.

Tras comenzar la terapia celular comenzó a dejar de lado la silla de ruedas durante un periodo de tiempo mayor.

Seis años después del accidente, en 2011, conoció a Jesús Vaquero, jefe del servicio de neurocirugía del Hospital Puerta de Hierro (Majadahonda), quien le hizo sentir sensaciones que ya casi ni recordaba. «No olvido cuando recibí el mail del doctor en el que me decía que me habían considerado apto para iniciar el ensayo clínico de la terapia celular», recuerda Andrés a Madridiario.es.

Vaquero recibió el Premio Madrid a la mejor Iniciativa Sanitaria gracias a una terapia celular que supone un avance médico sin precedentes y que mejora la calidad de vida de las personas que la reciben.

Esta terapia se inicia en el quirófano, donde se extrae médula ósea del propio paciente que son trasladadas a una sala con condiciones ambientales específicas para evitar que se contaminen.

En esta, se separan las células madre y se cultivan para conseguir su multiplicación para ser inyectadas más tarde en la médula espinal y líquido cefalorraquídeo de los pacientes con microjeringas.

 

Los resultados obtenidos hasta el momento arrojan un poco de luz y hacen prever un futuro esperanzador para los lesionados medulares: «No podemos curar la lesión, pero sí mejorar su calidad de vida», comenta el doctor.

Entre las mejoras que produce esta técnica se encuentran el aumento del control de los esfínteres, la función sexual, el aumento de la sensibilidad y del alivio neuropático.

Una mejora que ya ha experimentado Andrés, que recuerda perfectamente cómo la inyección de las células provocó un fuerte golpe en su pie: «El doctor me miró con cara de extrañado y dijo: ¿Ya, tan pronto?». Fue entonces cuando se dio cuenta que el tratamiento iba a funcionar. Y así fue: «Me cambió la vida», declara.

 

 

 

Banner Rehatrans
1 Comentario

1 Comentario

  1. Laura leal

    mayo 3, 2019 at 2:24 pm

    Quisiera saber más acerca del tema de las células madre…. estoy interesada y por favor en q lugar específicamente se encuentran

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído hoy