¿Por qué tosemos? Aunque parezca molesto, tener tos es bueno para nuestro organismo, ya que es un mecanismo de defensa del cuerpo

Mujer con tos - resfriado
Mujer con tos | Pixabay

¿Cuántas personas han ido al médico o han llevado a sus hijos pequeños al pediatra porque tienen mucha tos y ésta es muy molesta? Sin embargo, en principio, la tos es buena ya que es parte de un mecanismo de defensa del cuerpo que pasará cuando el proceso mejore.

¿Qué es la tos?

«La tos es un mecanismo reflejo mediante el cual las vías respiratorias tratan de protegerse contra partículas o sustancias irritantes. Es un síntoma muy frecuente en las infecciones y otras enfermedades, casi siempre, respiratorias. También se produce cuando entra algún objeto extraño en el árbol respiratorio para intentar expulsarlo», explica el doctor Mario Bárcena, miembro del grupo de trabajo de Respiratorio de la Sociedad Española Médicos Generales y de Familias (SEMG).

En una entrevista con Infosalus, este especialista indica que en el organismo existen mecanismos de defensa que nos avisan de cuando algo no va bien para intentar huir o poner remedio, y la tos es uno de ellos. La causa más frecuente de tos, según precisa el miembro de la SEMG, son las infecciones respiratorias como el resfriado o catarro común.

«Es habitual que la tos de un catarro pueda durar 2 o 3 semanas. Otras causas relativamente frecuentes pueden ser la bronquitis aguda, el goteo postnasal del moco de la nariz hacia la garganta, las neumonías, las sinusitis, o las alergias. También hay enfermedades crónicas en las que la tos es un síntoma importante como el asma, la EPOC, y otras enfermedades pulmonares, así como el reflujo ácido del estómago que sube hasta la garganta. Por último, la tos también puede ser un efecto secundario a la toma de algunos medicamentos para el tratamiento de la hipertensión arterial», detalla el especialista.

A su vez, recuerda que fumar produce tos y en cualquiera de las enfermedades anteriores el tabaco empeora la tos. «La tos es el motivo más frecuente en las consultas de atención primaria», recuerda el doctor.

¿Cómo podemos detectar la gravedad de la tos?

Según concreta, la tos se puede clasificar según su duración en ‘aguda’, la que dura menos de 4 semanas, y en ‘crónica’, que dura más de 8 semanas. «Cuando dura entre 4 y 8 semanas nos referimos a ella como ‘tos subaguda’. Según el tipo de tos la clasificaremos en ‘tos seca’ o ‘irritativa’ y en ‘tos húmeda’ o ‘productiva’.

Sobre todo, la tos seca puede llegar a ser muy molesta y alterar la vida diaria y el sueño de quien la padece y de los que lo rodean. La tos productiva se acompaña de producción de secreciones o flemas que se pueden tragar o expulsar en forma de esputos», describe el doctor Bárcena.

El tratamiento es diferente según cuál sea la causa de la tos. Eso sí, destaca que, en todos los casos es necesario dejar de fumar. «Cuando la causa se debe a una enfermedad crónica conocida es preciso tratar la causa que la origina, así en el asma o en la EPOC habrá que utilizar inhaladores, en el reflujo del ácido del estómago medicamentos que disminuyan la acidez, o en las neumonías el antibiótico adecuado», apostilla.

En cuanto a la tos seca aguda más frecuente, que se debe al resfriado o catarro común, y que es una infección respiratoria causada por un virus y que dura unos pocos días con o sin tratamiento, el médico general y de familia advierte de que no siempre es fácil valorar la eficacia de los fármacos indicados para estas situaciones, los llamados ‘antitusígenos’ (nunca para los menores de 2 años), ni tampoco los ‘remedios caseros’. Eso sí, Bárcena reconoce que los tratamientos para la tos no curan la enfermedad, pero pueden ayudar a que ésta sea menos molesta.

Tratamiento para la tos

«En general si la tos no es muy intensa no es conveniente utilizar fármacos, ya que como queda dicho, se trata de un mecanismo defensivo de nuestro organismo, pero cuando es muy intensa y molesta se puede tratar con fármacos u otras medidas. Tampoco debe tratarse con antitusivo la tos productiva que ocasiona gran cantidad de secreciones, ya que al cortar la tos existe el peligro que las flemas se acumulen y se faciliten las infecciones. Esta contraindicación no afecta a toses secas que frecuentemente coexisten con una pequeña cantidad de producción de flemas», asevera el especialista.

Sobre el color verde de las flemas, el miembro de SEMG llama la atención sobre el hecho de que esto no diferencia si se trata de una infección vírica o bacteriana, y por tanto el que sean verdes no quiere decir que se precise de un tratamiento con antibióticos, sólo eficaces en las infecciones bacterianas.

Tratamientos caseros

Entre los remedios caseros más habituales para tratar la tos menciona a la miel (nunca en menores de un año) antes de dormir (después lavarse los dientes por su elevado nivel de azúcares); la hidratación con agua y caldos tibios, no muy calientes; humidificar el ambiente, mejor utilizar los vaporizadores que no calienten el agua, necesitan de limpieza cuidadosa para evitar contaminaciones por gérmenes, y no es bueno una humedad excesiva; evitar siempre el humo del tabaco.

La tos por la noche

En cuanto a por qué la tos es más frecuente por la noche, el doctor Bárcena explica que al estar tumbado se favorece que el moco nasal discurra por la pared posterior de la garganta irritando y provocando tos, y además, en posición horizontal la secreciones de los bronquios se expulsan con más dificultad. «Se debe también a que influye el ritmo circadiano. Se sabe que de madrugada los bronquios se contraen más, lo que ocasiona que la tos sea más intensa por la noche independientemente de la postura. La tos crónica de predominio nocturno es un síntoma del asma igual en niños que en adultos», resalta.

En cuanto a si es útil el truco de abrir la ventana para que se calme la tos con el frío, indica que en los niños con laringotraqueitis leve, que cursa con tos ‘perruna’ o estridor no intenso, se puede obtener algo de mejoría, sin que haya certeza de por qué ocurre. En todo caso si se realiza, hay que abrigar bien al niño y no estar mucho rato (5-10 minutos).

Acerca del famoso truco de la cebolla en un plato en la mesita de noche, Bárcena aclara que no existen estudios que demuestren que ésta calme la tos. «En todo caso tampoco parece que sea perjudicial», sostiene.

A tener en cuenta

Finalmente, el doctor Bárcena avisa de que toser además de ser un mecanismo defensivo también es el mejor método que tienen los virus y los microbios para propagarse. «Es muy importante evitar en lo posible la propagación por las gotitas que expulsamos al toser, por lo que es aconsejable tapar la boca al toser con un pañuelo y en caso de que no sea posible deberemos tapar la boca con la cara interna del antebrazo o el codo, no debiendo utilizar la mano para cubrir la boca ya que a través de la mano es más fácil que contagiemos a otras personas. En todo caso hay que lavarse las manos con frecuencia», indica.

Dada la gran cantidad de productos y combinaciones de fármacos que existen para tratar la tos y los catarros, el miembro de SEMG ve importante fijarse siempre en los componentes, para evitar duplicidades, y en los excipientes como la sacarosa en caso de ser diabético, o valorar que algunos jarabes y soluciones pueden llevar alcohol. «Es muy importante guardar fuera del alcance de los niños los antitusígenos, ya que su ingesta no supervisada supone una de las principales causas de intoxicaciones en la infancia», concluye.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *