¿Cómo escribes tu firma? El dibujo de tu signatura explicará tu identidad

Más que un test de personalidad, se refiere a la grafología, un estudio que puede determinar cuál es tu verdadera identidad por la forma de cómo trazas tu signatura.

¿Es posible que tu firma pueda decir mucho sobre ti? ¿Qué relación tiene la grafología con el test de personalidad? ¿De qué manera el dibujo de tu signatura puede revelar datos sobre tu identidad? En Otium te respondemos estas preguntas con fuentes confiables que, hace muchos años realizaron el estudio de este elemento muy importante que escribimos sobre papel.

En la ilustración verás distintos tipos de firmas, algunos son garabatos abstractos y otros legiles de apellidos. La premisa en este test viral es: dinos de qué forma es tu firma y conocerás los resultados. Así que elige la opción que se parezca más a tu firma y descubre el significado.

Desde Journal of Research in Personality analizaron la relación entre tres tamaños diferentes de firmas y los diferentes rasgos de la personalidad. Para ello, tuvieron en consideración el tamaño de la escritura, el estilo de la firma y el número de letras. El resultado fue concluyente: una firma grande y elegante indica que hay rasgos dominantes en tu carácter, independientemente de tu sexo.

¿Qué significa cada opción del test de personalidad?

Test de personalidad: solo con decirnos cuál es tu tipo de firma, conocerás los resultados del test.

Es una de las maneras más comunes en que la gente firma. El utilizarla muchas veces alude al hecho de no tener una educación avanzada y variada, por eso es común encontrar a niños que usen estas firmas. Al mismo tiempo, indica un bajo nivel de creatividad y poco desarrollo del intelecto, por lo cual se trata de una persona muy práctica.

Si solo está el nombre de la persona o es más grande que el apellido, indica que es más reservada, por lo cual prima su vida íntima por sobre la social y no acostumbra a mostrar afecto en público. Aunque se debe confirmar con otros rasgos, también indican deseo de protección o una personalidad más infantil.

Si solo está el apellido o es más grande que el nombre, es una persona que pone su vida profesional y el rol social por sobre su familia e intimidad. A su vez, habla de recuerdos que le gustaría borrar de su memoria, debido a lo cual de cierta manera quita peso al nombre, que es la representación de su individualidad.

Son menos comunes respecto a las anteriores, y suelen indicar que hay mucha creatividad, gran desarrollo intelectual y una agilidad mental superior. Habla de una gran conciencia sobre lo colectivo, deseos de edificar en el futuro y una búsqueda constante por destacar y ser originalidad.

Firma con elementos abstractos
Son menos comunes respecto a las anteriores, y suelen indicar que hay mucha creatividad, gran desarrollo intelectual y una agilidad mental superior. Habla de una gran conciencia sobre lo colectivo, deseos de edificar en el futuro y una búsqueda constante por destacar y ser originalidad.

Son aquellas donde se mezclan palabras y otros elementos abstractos, y también se ubican entre las más comunes. Entregan más contenido que poder analizar, ya que aplica los elementos anteriores en conjunción a otros indicios.

Si esta firma incluye un tachado en el escrito, nos habla de una persona que se anula a sí misma, que tiene ciertas dependencias y tendencias depresivas. Además, no se siente conforme con sí mismo y es muy autocrítica.

Una firma alargada indica una autoestima muy alta. Así lo determinó un estudio tras analizar las firmas de varios sujetos a los que se sometió previamente a un test de inteligencia. Los candidatos más seguros tenían una firma más larga.

Una firma grande en el caso de las féminas puede significar también narcisismo. Así lo revelaba un estudio realizado a finales de los 80 en el que se tuvieron en cuenta detalles como subrayados o signos de exclamación.

¿Qué es la grafología y cómo se relaciona con el test de personalidad?

La grafología en el test de personalidad es el estudio del carácter y psicología de una persona a través de los rasgos de su escritura, lo que incluye su letra. Hay una serie de parámetros generales que se desprenden de esta doctrina y que sirven para conocer la personalidad de una persona más a fondo.

¿Cómo se pueden interpretar a las personas? Si somos diestros e inclinamos la letra a la izquierda, puede que estemos expresando rebeldía. Se debe tomar mucho en cuenta el tamaño de la letra, la existencia de márgenes, la direcciónde las líneas, la curvatura de las letras o el orden y la limpieza revelan rasgos de la personalidad. Por otro lado, hay muchas personas que ponen o no los apellidos, cierran con un círculo la firma o poner punto final dicen mucho del autor.

La grafología es muy práctica ya que se usa con frecuencia en el ámbito laboral y tiene múltiples usos: se utiliza para la selección de personal, ya que ayuda a conocer las aptitudes y posibilidades de cada sujeto para un puesto de trabajo; se usa también para llegar a determinar la mano autora de firmas presuntamente falsificadas o anónimas; y sirve incluso para conocer rasgos de personajes históricos.

¿La grafología es una ciencia?

La pregunta es cada vez más resonante en diferentes medios. En muchos casos, la duda esconde el temor de estar frente a un embaucador o el miedo de tentar a la suerte al entrar en contacto con las artes oscuras. ¡Pero no temas! Te explicamos el por qué de una manera sencilla.

Desde el surgimiento del acto escritural en la raza humana, muchos pensadores como Edgar Allan Poe (Estados Unidos, 1809-1849), llegan a publicar sus observaciones en diarios locales analizando las firmas de figuras en su época. Otro como el francés Jean-Hippolyte Michon, a mediados del siglo XIX, se entregó a la rigurosa tarea de sistematizar el estudio de la escritura manual y analizar su relación con el carácter y la conducta de las personas, convirtiéndose así el padre de la ciencia y combinando las raíces griegas: graphos (escritura) y logos (estudio).

Por último, es vital subrayar que este término está basado en principios, técnicas y metodologías sistematizadas, y puede obtener resultados que pueden ser verificados. La grafología ha alcanzado hoy su estatus de ciencia. Así que, tú que nos lees, puedes estar tranquilo la próxima vez que un grafólogo analice tu escritura. Sólo recuerda esta atinada frase: “la grafología nunca se equivoca, pero el grafólogo, si no está bien preparado, sí”.