Síguenos

Actualidad

Muere ahogado tras negarle ayuda y colgarle el teléfono el médico del Summa 112

El diario El Mundo publica el audio de la llamada de la madre de Aitor García, fallecido tras entrar en parada cardiorrespiratoria, con el 112

Publicado

el

Una historia increíble que acabó con la vida de Aitor García, un chico de 24 años. El Mundo ha publicado la conversación en el que la madre del joven llama al Summa pidiendo ayuda.

Todo esto sucedió en Navalcarnero (Madrid), donde vivía Carmen y su hijo Aitor. El joven «cambiaba de color» y se estaba ahogando. La madre decide llamar al Summa 112 y el médico que le atendió le dijo: «Señora, páseme a su hijo al teléfono, pásemelo».

«¡Pero es que se está ahogando! ¿No le digo que se está ahogando?». «Pásemelo. ¿Si estuviera en un hospital le tendría que atender un médico o no?».

Carmen pone al teléfono a Aitor, que casi no puede ni hablar. – «Me ahogoooo… No puedoooo…», decía Aitor.  A lo que el médico le responde «yo no te escucho que te ahogues. ¿Has estado nervioso o algo?». «Nooo…», respondía el chico, en la medida que podía hablar.

«A ver, pásame a tu mamá» le dice el facultativo, tan tranquilo. «Mire usted cómo está», le dice al médico entonces Carmen, que ha visto derrumbarse a su hijo inconsciente minutos antes de la llamada. El doctor remata, displicente: «Señora, su hijo no tiene nada. Respira perfectamente», y se termina la llamada.

Aitor García Ruiz vuelve a quedar inconsciente casi en el momento en que el médico cuelga el aparato diciéndole a su madre «hasta luego».

El joven se pone «azul», tal y como asegura su madre, entra enMuere ahogado tras negarle ayuda y colgarle el teléfono el médico del Summa 112 y comienza a morirse. Entra en muerte cerebral, cuando finalmente, tras 23 minutos y otra llamada al 112, llega la UVI Móvil.

Aitor fallecía a los cuatros días. Sus padres y su representante legal, Carlos Sardinero, de Sardinero Abogados aseguran que el fallecimiento se produjo por la muerte cerebral generada en esos 23 minutos sin riego.

Llamada telefónica al 112, que ha sido publicada por El Mundo:

– Madre: Mire, es que se ha levantado el chico y se ha mareado al levantarse. Yo estaba en la cocina y le he sentido caerse

– Médico: Sí

– Madre: Y entonces un sudor enorme… Ahora se ha quedado más bien frío, pero con un sudor enorme.

– Médico: ¿Él está en tratamiento de algo?

– Madre: No, no.

– Médico: Ha tenido un síncope entonces.

– Madre: Y está como, como… Dice que no puede respirar.

– Médico: Vale. Pásemelo al teléfono, por favor.

– Madre: A quién: ¿al chico?

– Médico: Claro.

– Madre: No puedo, no puedo.

– Médico: Es que tiene que hablar con el médico. ¿No tiene un móvil, y la llamo yo?

– Madre: ¡Si él no puede, si él está en la…!

– Médico: Señora, si estuviera en el hospital ahora mismo un médico allí, ¿tendrá que hablar con él o no?

– Madre: Bueno, pero usted…

– Médico: Da igual que sea por teléfono o lo que sea, tiene que hablar con el médico.

– Madre: Él dice que no puede respirar y que…

– Médico: Bueno, ya, pero yo necesito evaluarlo. Señora, porque él puede necesitar una UVI, puede necesitar un ingreso hospitalario o puede necesitar un médico…

– Madre: Mira, que dice el médico que tienes que hablar con él, que a ver lo que te pasa…

– Médico: Dígame, qué te ocurre, cuéntame un poquito.

– Aitor: Me ahogoooo…

– Médico: Yo no te escucho que te ahogues. ¿Has estado nervioso o algo?

– Aitor: Noooo [sin poder vocalizar]…

– Médico: Entonces, ¿estás en tratamiento de alguna cosa?

– Aitor: No puedooo… Me ahogoooo…

– Médico: A ver, pásame a tu mamá.

– Aitor: No puedooo…

– Médico: Pásame a tu mamá.

– Madre: Mire usted como está.

– Médico: No, respira perfectamente. ¿Está a tratamiento psiquiátrico de algo?

– Madre: No, no, de nada [se oye de fondo a Aitor gritar: «Me ahogoooo, no puedoooo»].

– Médico: ¿De nada? ¿Ha tomado alguna d… Alguna…?

– Madre: No, mire, si ayer ni salió ni nada, estuvo aquí en casa metido todo el día…

– Médico: Bueno, irá un médico a verlo y tendrá lo que sea, no lo sé, pero ¿no puede ser que haya tomado algo?

– Madre: No, no…

– Médico: ¿Algún medicamento o algo?

– Madre: No.

– Médico: Pues respira perfectamente, ¿eh? Que respira perfectameeente…

– Madre: Pues él dice que no puede respirar.

– Médico: Él dice lo que quiera, pero respira perfectamente porque habla perfectamente, ¿vale?

– Madre: Pues mire usted yo no sé lo que…

– Médico: Bueno, irá un médico a verlo, pero él sí respira…

– Madre: Yo no sé…

– Médico: Sí, respira. Venga. Hasta luego. Parece más bien que está tocado de algo. No sé. Vamos a ir a verlo. Venga, hasta ahora.

Banner Rehatrans
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído hoy