Lesión Medular: Niveles, causas y recuperación Todo la información que debes saber de la lesión medular espinal, sus niveles, causas, efectos y como recuperarse durante y después

lesion medular columna vertebral

Cada vez que se sufre una lesión medular, tanto la persona como sus seres queridos tienen muchas preguntas sobre la lesión medular. Aquí encontrará respuestas que le ayudarán a obtener más información:

Haga clic para obtener más información sobre cada tema de la lesión medular

¿Qué es una lesión medular?

Una lesión de la médula espinal (LM) es un daño a la médula espinal que resulta en una pérdida de función, como la movilidad y/o la sensibilidad. Las causas frecuentes de las lesiones medulares son los traumatismos (accidentes de coche, disparos, caídas, etc.) o las enfermedades (poliomielitis, espina bífida, ataxia de Friedreich, etc.).

No es necesario cortar la médula espinal para que se produzca una pérdida de función. De hecho, en la mayoría de las personas con lesión medular, la médula está intacta, pero el daño que sufre provoca una pérdida de función. La lesión medular es muy diferente de las lesiones de la espalda, como la ruptura de discos, la estenosis espinal o el pinzamiento de nervios.

Una persona puede “quebrarse la espalda o el cuello” pero no sufrir una lesión medular, si sólo se dañan los huesos que rodean la médula espinal (las vértebras) y la médula espinal no se ve afectada. En estas situaciones, es posible que la persona no experimente una parálisis después de que los huesos se hayan estabilizado.

¿Qué son la médula espinal y la vértebra?

La médula espinal es el principal conjunto de nervios que transporta los impulsos nerviosos hacia y desde el cerebro al resto del cuerpo. El cerebro y la médula espinal constituyen el sistema nervioso central. Los nervios motores y sensoriales fuera del sistema nervioso central constituyen el sistema nervioso periférico. Otro sistema difuso de nervios que controla las funciones involuntarias, como la regulación de la presión sanguínea y la temperatura, se denominan sistemas nerviosos simpático y parasimpático.

La médula espinal tiene unos 30 centímetros de largo y se extiende desde la base del cerebro, por la mitad de la espalda, hasta aproximadamente la cintura. Los nervios que se encuentran dentro de la médula espinal son las neuronas motoras superiores (UMN), y su función es llevar los mensajes de ida y vuelta del cerebro a los nervios espinales a lo largo del tracto espinal. Los nervios espinales que se ramifican desde la médula espinal a las otras partes del cuerpo se llaman neuronas motoras inferiores (LMN).

Estos nervios espinales salen y entran en cada nivel vertebral y se comunican con áreas específicas del cuerpo. Las porciones sensoriales de las NML llevan mensajes sobre las sensaciones de la piel y otras partes y órganos del cuerpo al cerebro. Las porciones motoras de la GNM envían mensajes desde el cerebro a las distintas partes del cuerpo para iniciar acciones como el movimiento muscular.

Vértebras

La médula espinal está rodeada por anillos de hueso llamados vértebras. Estos huesos constituyen la columna vertebral (huesos de la espalda). En general, cuanto más arriba en la columna vertebral se produce la lesión, más disfunción experimentará la persona. Las vértebras se nombran según su ubicación. Las ocho vértebras del cuello se llaman vértebras cervicales. La vértebra superior se llama C-1, la siguiente es C-2, etc. Las lesiones medulares cervicales suelen causar pérdida de función en los brazos y las piernas, lo que resulta en una cuadriplejía. Las 12 vértebras del pecho se llaman vértebras torácicas. La primera vértebra torácica, D-1, es la vértebra donde se une la costilla superior.

Las lesiones en la región torácica suelen afectar al pecho y las piernas, dando lugar a la paraplejia. La vértebra de la parte baja de la espalda entre la vértebra torácica, donde se unen las costillas, y la pelvis (hueso de la cadera), es la vértebra lumbar. La vértebra sacra va desde la pelvis hasta el final de la columna vertebral. Las lesiones en las cinco vértebras lumbares (L-1 a L-5) y, de manera similar, en las cinco vértebras sacras (S-1 a S-5) suelen provocar cierta pérdida de función en las caderas y las piernas.

¿Cuál es la diferencia entre una lesión completa e incompleta?

Lesión completa de la médula espinal: Una lesión completa significa que no hay ninguna función por debajo del nivel de la lesión: no hay sensación ni movimiento voluntario. Ambos lados del cuerpo están igualmente afectados.

Lesión incompleta de la médula espinal: Una lesión incompleta significa que hay alguna función por debajo del nivel primario de la lesión. Una persona con una lesión incompleta puede ser capaz de mover una extremidad más que otra, puede ser capaz de sentir partes del cuerpo que no se pueden mover o puede tener más funcionamiento en un lado del cuerpo que en el otro. Con los avances en el tratamiento agudo de las lesiones de la médula espinal, las lesiones incompletas son cada vez más comunes.

¿Cuáles son los efectos de una lesión medular?

El nivel de la lesión medular es útil para predecir qué partes del cuerpo pueden verse afectadas por la parálisis y la pérdida de función. Recuerde que en las lesiones incompletas, habrá alguna variación en estos pronósticos.

niveles lesion medular

Cervicales (cuello) suelen dar lugar a una tetraplejia -cuadriplejía-.

  • Las lesiones por encima del nivel de C-4 pueden requerir un ventilador para que la persona respire.
  • Las lesiones de C-5 a menudo resultan en el control de los hombros y los bíceps, pero no en el control de la muñeca o la mano.
  • Las lesiones C-6 generalmente dan como resultado el control de la muñeca, pero no la función de la mano.

Las personas con lesiones C-7 y D-1 pueden enderezar sus brazos, pero aún así pueden tener problemas de destreza con la mano y los dedos. Las lesiones a nivel torácico e inferior dan lugar a la paraplejia, sin que las manos se vean afectadas. En las lesiones D-1 a D-8, lo más frecuente es que haya un control de las manos, pero un control deficiente del tronco debido a la falta de control de los músculos abdominales. Las lesiones torácicas inferiores (D-9 a D-12) permiten un buen control del tronco y un buen control de los músculos abdominales. El equilibrio al sentarse es muy bueno. Las lesiones de la médula espinal lumbar y sacral producen un control decreciente de los flexores de la cadera y las piernas.

Además de la pérdida de sensación o de la función motora, los individuos con lesiones medulares también experimentan otros cambios. Por ejemplo, pueden experimentar una disfunción del intestino y la vejiga. Las lesiones muy graves (C-1, C-2) pueden dar lugar a una pérdida de muchas funciones involuntarias, incluida la capacidad de respirar, lo que hace necesario el uso de ayudas respiratorias como ventiladores mecánicos o marcapasos diafragmáticos.

Otros efectos de las lesiones medulares pueden ser la baja presión sanguínea, la incapacidad de regular eficazmente la presión sanguínea, la reducción del control de la temperatura corporal, la incapacidad de sudar por debajo del nivel de la lesión y el dolor crónico.

¿Cuántas personas tienen una lesión medular?.¿Quiénes son?

Según la OMS cada año sufren entre 250.000 y 500.000 personas en el mundo una lesión medular. En España según Predif, son aproximadamente 1.000 casos nuevos cada año. Se estima que existan unas 35.000 personas con lesión medular en España.

    • Entre 250.000 y 500.000 personas sufren cada año en todo el mundo lesiones medulares.
    • En su mayoría, esas lesiones se deben a causas prevenibles, como accidentes de tránsito, caídas o actos de violencia.
    • Las personas con lesiones medulares son entre dos y cinco veces más propensas a morir prematuramente que las que no los padecen; las tasas de supervivencia más bajas corresponden a los países de ingresos bajos y medios.

  • Las lesiones medulares se asociados a menores tasas de escolarización y participación económica y suponen un costo importante tanto para quienes las padecen como para la sociedad en su conjunto.

¿Existe una cura para la lesión medular?

Actualmente, no existe una cura para la lesión medular. Hay investigadores que estudian este problema y se han hecho muchos avances en el laboratorio.

Muchos de los avances más emocionantes han resultado en una disminución del daño en el momento de la lesión. Los medicamentos esteroides, como la metilprednisolona, reducen la hinchazón, que es una causa común de daño secundario en el momento de la lesión.

¿La lesión mejora?

Cuando se produce una lesión medular, suele haber hinchazón de la médula espinal. Esto puede causar cambios en prácticamente todos los sistemas del cuerpo. Después de días o semanas, la hinchazón comienza a disminuir y las personas pueden recuperar algo de funcionalidad. En el caso de muchas lesiones, especialmente las incompletas, la persona puede recuperar alguna función hasta 18 meses después de la lesión. En casos muy raros, las personas con lesiones de la médula espinal recuperan algunas funciones años después de la lesión. Sin embargo, sólo una pequeña fracción de los individuos que sufren una lesión de la médula espinal recuperan todas sus funciones.

¿Todos los que son lesionados usan una silla de ruedas?

No, no todos los que tienen una lesión medular necesitan usar una silla de ruedas. Las sillas de ruedas son una herramienta para la movilidad. Las lesiones de alto nivel C generalmente requieren que la persona use una silla de ruedas eléctrica. Las lesiones de bajo nivel C e inferiores suelen permitir que la persona utilice una silla manual. Las ventajas de las sillas manuales son que cuestan menos, pesan menos, se desmontan en piezas más pequeñas y son más ágiles. Sin embargo, para la persona que necesita una silla eléctrica, la independencia que ofrece la silla vale la pena las limitaciones.

Algunas personas son capaces de usar aparatos y muletas para caminar. Estos métodos de movilidad no significan que la persona nunca usará una silla de ruedas. Muchas personas que usan aparatos ortopédicos aún encuentran que las sillas de ruedas son más útiles para distancias más largas. Sin embargo, los niveles terapéuticos y de actividad permitidos al estar de pie o caminar brevemente pueden hacer que los frenos sean una alternativa razonable para algunas personas.

Por supuesto, las personas que usan sillas de ruedas no siempre están en ellas. Conducen, nadan, vuelan aviones, esquían y hacen muchas actividades fuera de su silla. Si te quedas cerca de las personas que usan sillas de ruedas el tiempo suficiente, es posible que las veas sentadas en el césped arrancando hierbas, sentadas en el sofá o jugando en el suelo con niños o mascotas. Y, por supuesto, las personas que usan sillas de ruedas no duermen en ellas; duermen en una cama.

¿Cuál es la expectativa de vida de alguien con una lesión medular?

La esperanza de vida de una persona con una lesión medular puede variar según el nivel de la lesión. En general, el 85 por ciento de las personas con lesión de la médula espinal que sobreviven las primeras 24 horas siguen vivas 10 años después. La causa de muerte más común se debe a enfermedades del sistema respiratorio, y la mayoría de éstas se deben a la neumonía. De hecho, la neumonía es la principal causa de muerte durante todo el período de 15 años inmediatamente posterior a la lesión medular para todos los grupos de edad, tanto hombres como mujeres y personas con tetraplejia.

Los datos a largo plazo recopilados por el Centro Shepherd y los Sistemas Modelo de Lesiones de la Médula Espinal (SCIMS) muestran un aumento en la esperanza de vida de las personas que han vivido 25 años o más con una lesión de la médula espinal. La tasa de supervivencia a los 25 años o más después de la lesión es del 60 por ciento; este número ha ido aumentando constantemente a lo largo de los años. Además, muchos de los indicadores principales muestran que la calidad de esa esperanza de vida extendida es buena.

Segunda Guerra Mundial

Antes de la Segunda Guerra Mundial, la mayoría de las personas que sufrían una lesión de la médula espinal morían a las pocas semanas de su lesión por disfunción urinaria, infección respiratoria o úlceras de decúbito. Con el advenimiento de los antibióticos modernos, los materiales modernos como el plástico y el látex, y mejores procedimientos para lidiar con los problemas cotidianos de la vida con LM, muchas personas se acercan a la esperanza de vida de los individuos sin lesión medular.

Curiosamente, aparte del nivel de la lesión, el tipo de centro de rehabilitación utilizado es el mayor indicador de supervivencia a largo plazo. Esto ilustra la importancia y la diferencia que supone acudir a un centro especializado en lesiones medulares. Las personas que utilizan respiradores corren un mayor peligro de morir de neumonía o infección respiratoria, pero la tecnología moderna también está mejorando en esa esfera. Las llagas por presión son otra causa común de hospitalización y, si no se tratan, pueden ser fatales.

La segunda causa de muerte son las enfermedades infecciosas y parasitarias. Éstas suelen ser casos de septicemia y suelen estar asociadas a úlceras de decúbito, infecciones del tracto urinario o infecciones respiratorias. El cáncer es la tercera causa de muerte, seguida de la hipertensión y las enfermedades cardíacas isquémicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *