Las mujeres con artrosis de rodilla tienen peor calidad de vida que los hombres afectados

La artrosis será la cuarta causa de discapacidad en 2020

Los pacientes con artrosis de rodilla tienen peor calidad de vida que otras personas sin la enfermedad, y esta situación se agrava en el caso de las mujeres, según una revisión sistemática del Grupo de Trabajo de Pacientes con Artrosis (OA Patients Task Force), que ha resumido la evidencia científica sobre el impacto de esta patología sobre la calidad de vida de los pacientes.

La artrosis es una de las enfermedades crónicas más comunes y la que afecta en mayor medida a las articulaciones. Esta patología afecta a aproximadamente 300 millones de personas en todo el mundo, y la evaluación de la calidad de vida del paciente con artrosis y de los factores personales que la pueden modificar no es común en la práctica clínica y en la investigación.

Después de tres años de investigación, los resultados del estudio totalmente coordinado por las organizaciones de pacientes con el apoyo de expertos internacionales en el campo: “El manejo global de los pacientes con artrosis de rodilla comienza con la evaluación de la calidad de vida: una revisión sistemática”, está publicado por la revista internacional .

En su trabajo, publicado en la revista ‘BMC BMC Muskuloskelatal Disorders’, los autores identificaron inicialmente más de 9.000 publicaciones que mencionaban la calidad de vida de los pacientes con artrosis de rodilla en bases de datos científicas específicas.

Un estudio con 25.000 pacientes

Después de un proceso de revisión, fueron incluidos 62 artículos originales de alta calidad. La mayoría de los estudios se realizaron en Europa, seguidos de América del Norte, Central y del Sur, que recopilaban la información de los datos de casi 25.000 pacientes. De esta población, el 93,4 por ciento eran mujeres, dato que confirma la influencia que el género tiene sobre esta enfermedad.

Todos los trabajos analizados revelaron una peor calidad de vida para los pacientes con artrosis de rodilla en comparación con grupos controles sin esta enfermedad. Además, al comparar mujeres con hombres, las mujeres reportaron siempre una peor calidad de vida.

El estilo de vida, clave

Factores asociados al estilo de vida y los determinantes sociales de la salud, como peso poco saludable, baja actividad física, bajo nivel socioeconómico y educativo, problemas de salud mental, como la depresión o la ansiedad y también la falta de relación familiar, fueron identificados por los autores como factores adicionales que pueden reducir la calidad de vida en estos pacientes.

Por otro lado, se demostró que una mejor atención plena, así como los programas de cuidado impartidos por profesionales de la salud, mejoran la calidad de vida de los pacientes. Del mismo modo, aseguran que los resultados de las intervenciones quirúrgicas por prótesis de rodilla dependen de factores demográficos e individuales.

Los autores concluyeron que la promoción de la salud y las estrategias de autocuidado que abordan el peso poco saludable y los bajos niveles de actividad física pueden mejorar la calidad de vida de los pacientes con artrosis de rodilla. Los datos destacan una oportunidad para mejorar la calidad de vida en los pacientes al incorporar pautas dietéticas y educación nutricional.

Según sus hallazgos, los programas en los que los pacientes participan en la educación, el ejercicio supervisado impartidos por fisioterapeutas y pautas saludables por enfermería y pacientes expertos pueden mejorar la actividad física y la calidad de vida, y también posponen la cirugía para el reemplazo total de articulaciones. Estos programas también ayudan a crear una conexión entre los pacientes que mejoran su estado de salud mental muchas veces dañado por la presencia de la artrosis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *