Las afecciones musculoesqueléticas, segunda causa mundial de años con discapacidad

Las afecciones musculoesqueléticas, segunda causa mundial de años con discapacidad

Las afecciones musculoesqueléticas (MSK, por sus siglas en inglés) ahora se clasifican como la segunda causa mundial más importante de años con discapacidad. Este nuevo hecho lo ha revelado un análisis de datos internacionales, publicado en la edición digital de ‘Annals of the Rheumatic Diseases’.

Estas afecciones musculoesqueléticas afectan a articulaciones, huesos, músculos, tendones y ligamentos del cuerpo. Desde el milenio, ha habido un fuerte incremento en el número de diagnósticos de MSK desde el milenio.

Los países europeos son los que encabezan la tabla de la liga internacional, según revela el análisis de datos internacionales. Esto se debe a la aparición de un fuerte vínculo con la producción económica (producto interior bruto o PIB) de una nación por habitante, según las cifras.

Se ha tendido a subestimar la importancia de las condiciones de las afecciones musculoesqueléticas, en relación con otras patologías graves. Esto se debe a que, según los investigadores, rara vez son fatales y son en gran medida irreversibles.

Por lo tanto, han querido analizar el alcance de las afecciones MSK en todo el mundo y su impacto en las tasas de enfermedad y muerte, en relación con otras causas. A raíz de esto, querían hacer un seguimiento de los cambios a lo largo del tiempo.

También buscaban saber si la prevalencia de las patologías de MSK estaba vinculada a la productividad individual y, por lo tanto, a la producción económica de una nación. Para el análisis se basaron en los datos de las estimaciones mundiales de salud para las causas de 23 categorías diferentes de discapacidad en 183 países de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que abarcan desde el periodo 2000 a 2015.

Los investigadores utilizaron esta información para calcular los años de vida ajustados por discapacidad, causados por los transtornos MSK.

Los DALYS describen la suma de años de vida potencial perdidos debido a una muerte prematura y los años de vida productiva perdidos debido a una discapacidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *