La primera sala de realidad virtual adaptada a silla de ruedas en el mundo está en el CEI Moncloa

0
375 vistas
- Publicidad -

La empresa Ingevideo ha instalado en el Smart House Living Lab del Campus de Excelencia Internacional de Moncloa (CEI Moncloa) situado en las inmediaciones de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicación (ETSIT) de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), en España, una sala multimodal avanzada de realidad virtual que es la primera en el mundo que está adaptada para personas en silla de ruedas.

Se trata de una cueva de dos caras (pared y suelo) equipada con dos proyectores estereoscópicos Christie Mirage DS+6K-M que se utiliza para probar y desarrollar nuevas aplicaciones de Inteligencia Ambiental. La instalación ha sido financiada a través de la convocatoria de equipamiento e infraestructuras del CEI Moncloa.

Ocupando un área de 150 metros cuadrados, el Smart House Living Lab es una vivienda totalmente equipada para la vida diaria de cualquier persona incluyendo a las personas con discapacidad, de diseño flexible, que permite monitorizar y experimentar la aplicación de las TIC para la mejora de la calidad de vida, especialmente en el ámbito sanitario: experiencias de rehabilitación, tratamiento de fobias, mejora de los procesos de aprendizaje en personas con autismo, entre otras, mediante el uso de técnicas de realidad virtual.

La nueva sala de realidad virtual está conectada al Smart House Living Lab permitiendo a los usuarios interactuar en un mundo virtual conectado a un espacio real donde se pueden modelar distintos escenarios, como puede ser una casa accesible, una sala de operaciones, una oficina o una sala de coordinación de emergencias. Su finalidad es ofrecer un ambiente inteligente donde poder realizar pruebas de prototipos tecnológicos con usuarios en condiciones reales.

 En este entorno, los investigadores y las empresas pueden analizar la aceptación por parte del usuario de las soluciones generadas, así como su grado de usabilidad, a la vez que hacer una valoración de la viabilidad de llevar el producto al mercado.

cueva virtual2

Los dos proyectores, que trabajan en una resolución de 1400 x 1050, utilizan un sistema de espejos para acortar la distancia de proyección. El proyector que dispara sobre el suelo está colgado en el techo, mientras que el que proyecta sobre la pared frontal se encuentra detrás de la misma haciendo retroproyección. La superficie útil de las pantallas es de 250 x 187 centímetros, y la relación de aspecto es de 4:3.

Como software de realidad virtual se utiliza la herramienta Vizard de WorldViz y como reproductor una estación de trabajo HP Z800. Las gafas 3D son de la marca Volfoni EDGE 1.1+. Para el audio se usan altavoces de sonido envolvente Logitech con estéreo 3D.

El sistema de realidad virtual también comprende un casco inalámbrico de alta definición (Head Mounted Display, HMD) de la marca Sensics y un par de guantes 5DT. Además se utiliza un sistema de tracking conformado por ocho cámaras infrarrojas WorldViz PPT-X que están dentro de la cave y que sirven para capturar el movimiento de la persona que se encuentra en el interior de la misma y así generar los puntos de vista correctos para la visualización en 3D.

La sala de realidad virtual incorpora un desarrollo pionero en el mundo que permite a las personas en silla de ruedas, ya sean éstas motorizadas o manuales, hacer uso de la cueva. Se trata de una plataforma de movimiento que consta de unos rodillos, una electrónica y una interfaz que logran trasladar los movimientos de las sillas de ruedas al mundo virtual. Esto además permite diseñar en 3D el entorno de una casa accesible para una persona con discapacidad.

La idea surgió cuando vimos que había un sector de usuarios que no iban a poder utilizar de forma intensiva la cueva”, dice Miguel Motos. “Comentamos la idea con la gente de LifeSTech y nos pusimos manos a la obra para desarrollar esta plataforma que es única en todo el mundo”, añade.

Este sistema para personas con movilidad reducida, desarrollado íntegramente por Ingevideo, consta de motores, electrónica analógica digital y software de WorldViz. “La verdad que ha sido un desarrollo fantástico que nos permite hacer cosas que eran impensables tiempo atrás”, asegura Juan Bautista Montalvá.

Living-Lab

Fuente: Noticias de la ciencia

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here