La emoción de Chicote tras ver cumplir el sueño de Andrea: ser cinturón negro de kárate El programa 'Auténticos' ha logrado hacer realidad el sueño de Andrea, una joven karateca con síndrome de Down

Andrea junto a Chicote
Andrea junto a Chicote. Foto: La Sexta

La joven Andrea soñaba con algún día ser cinturón negro de kárate. Por ello, Chicote y todo el equipo de ‘Auténticos’ le han brindado la oportunidad de que pueda cumplir su gran objetivo.

En primer lugar, Andrea visitó junto al chef el lugar donde entrena la Real Federación Española de Kárate. Allí se llevaría la gran sorpresa de cumplir uno de sus sueños, el de conocer a la karateka Sandra Sánchez.

Andrea, rebosante de felicidad, aprendió junto a la karateca, que le dio consejos y le deseó la mayor de las suertes para conseguir su ansiado cinturón negro.

Tras mucho tiempo de duro trabajo, Andrea estaba a punto de realizar el examen más importante de su vida, por lo que los nervios afloraban minutos antes de la prueba. En juego, ni más ni menos que poder ser cinturón negro de kárate, un momento para la pequeña llevaba mucho tiempo esperando.

Entre lágrimas, la deportista intenta tranquilizarse en un evento muy importante para ella. «Yo te quiero muchísimo y quiero que demuestres todo lo que has hecho estos meses», le anima su entrenador.

Andrea, aunque se jugaba mucho, declaraba que para ella era como un campeonato cualquiera. Durante el trascurso de la prueba, Chicote no podía evitar emocionarse ante la tensión de la prueba y la admiración por el gran trabajo realizado por la joven. «A mí me emociona esto mucho, tío», declaraba al entrenador entre lágrimas.

Master class con el maestro Ishimi

La joven realizó la prueba de manera sublime, permitiendo que el jurado votase a su favor y siendo nombrada como cinturón negro de kárate. El esfuerzo tuvo su recompensa y Andrea lo sabía mejor que nadie. Ahora, Chicote tenía una sopresa guardada para ella: una master class con un maestro japonés al que admira: el maestro Ishimi, nuestro señor Miyagi.

Tras la exhibición de Andrea en el tatami, el contrastado karateca invitó a la joven a sentarse junto a él para aprender de sus consejos y su sabiduría. El maestro Ishimi le enseñó a visualizar su interior y le dio un emotivo consejo antes del momento de recibir el trabajo de tantos años: el cinturón negro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *