Javier, el primer español ciego que realizará una expedición ártica sin barras direccionales Este joven español pretende cumplir este peligroso reto para hacer ver que una persona ciega "puede hacer lo que se proponga"

Javier, senderista ciego español que viajará a la Antártida
Javier, senderista ciego español que viajará a la Antártida

Javier Rojas es un afiliado a la ONCE de Vitoria que el próximo 20 de febrero se convertirá en el primer español ciego en iniciar una expedición ártica sin barras direccionales en el Parque Natural de Hardangervidda (Noruega), el altiplano más extenso de Europa.

En declaracionesa a Servimedia Rojas, experto montañero y jugador de goalball en el equipo Hamaika de la ONCE de Euskadi, explicó que utilizará raquetas para desplazarse sobre el parque, que tiene una superficie de 8.000 kilómetros cuadrados y una altitud comprendida entre los 1.100 y 1.400 metros de altitud, siendo el altiplano más extenso de Europa.

En paralelo también deberá ir tirando de su pulka o trineo ártico durante toda esta travesía. Un recorrido  que se prolongará durante nueve días y que le llevará a recorrer unos 12 kilómetros diarios. Además, Jaiver llevará a cabo diversos ejercicios de orientación y supervivencia durante unas jornadas de trekking en las que estará conectado con el resto de la expedición a través de una baliza satelital.

“Las personas ciegas pueden hacer lo que se propongan”

El objetivo principal de Javier es “hacer ver que las personas ciegas pueden hacer lo que se propongan” y pueden ser un “ejemplo” para la sociedad. También quiere recordar al “colectivo que el sofá está bien pero sólo para descansar”.

Rojas, de 50 años y afectado por retinosis pigmentaria, afronta este reto “con ganas y mucho ánimo”. Para lograrlo contará con el apoyo de un experimentado equipo de seis personas aunque tendrá la oportunidad de vivir la experiencia de andar de forma autónoma sin utilizar las habituales barras direccionales que suele usar en sus retos de montaña y gracias a la cual los guías le van indicando los obstáculos.

Tras precisar que otro de sus retos es colocar la bandera de la ONCE en la latitud más norte de Noruega, Rojas subrayó que prefiere “no saber mucho” de las condiciones a las que se va a tener que enfrentar, pero es consciente de que se encontrará con temperaturas de hasta 15 bajo cero. Con todo, el “mayor handicap” para él serán las ventiscas que se sucederán puesto que el frío será “fácil de sortear tirando del pulka”.

La mayor parte del tiempo caminará con el campamento “a cuestas” sobre un gran lago helado. Allí, Javier aprenderá a pescar después de cortar el hielo y hacer supervivencia en un clima extremo.

“Lo de menos es hacer kilómetros o subir cimas”, sentenció, al tiempo que admitió que lo que más le “atrae” de la experiencia es la posibilidad de caminar “suelto, sin ningún tipo de apoyo ni bastón” y por ello se orientará principalmente gracias al sonido de los pasos de sus compañeros sobre la nieve y el hielo. No obstante, también recibirá las correcciones del guía de montaña para personas con discapacidad Yosu Vázquez.

Una experiencia extrema

Asimismo, Javier estará acompañado del presidente de Montes Solidarios, Alfonso Antúnez, que, junto a Rojas, marcharán bajo las directrices del guía ártico José Arco, de la compañía de guía de montaña barcelonesa Latitud Nómada.

Aunque no tienen un plan de trabajo definido y cerrado, al tratarse de una zona con pocas horas de luz, Javier tendrá que levantarse de madrugada para aprovechar el día y la primera jornada la dedicarán a aprender a montar el campamento base en el parque natural, andar con las raquetas y desplazarse con el pulka así como a frenar en las bajadas para que no les “arrolle”.

Rojas vive en Vitoria y se ha ido preparando para su nueva aventura a través de largas caminatas por el Bosque de Armentia. En la mayoría de las veces acompañado de su perro guía, pero también haciendo pesas o bicicleta.

Aún no ha iniciado la experiencia pero espera que esta le “llene muchísimo interiormente” y le “cambie por dentro”. Algo parecido a lo que le ocurrió cuando completó la Senda de Camille, que le marcó tanto que la “felicidad” le “duró unos cuantos meses”.

Javier será grabado por la productora gasteiztarra Antartik Studios, siempre y cuando las condiciones meteorológicas así lo permitan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *