Obra no terminada o más bien mal planificada¿?

0
451 vistas
- Publicidad -

La imagen parece surrealista pero es verídica: en la intersección de las calles Brandsen y Necochea de la ciudad de Buenos Aires, construyeron una extensa rampa para discapacitados que tiene obstáculos insalvables para las personas que sufren problemas de movilidad.

Al ser consultado sobre si no se habían dado cuenta de que había que sacar los postes para que el acceso cumpliera su función (está pensado para que la gente pueda descender de las altas veredas del barrio), Diego Santilli señaló: “Lo que sucede es que la obra no está terminada. El ministerio de Desarrollo Urbano está haciendo un trabajo muy fuerte para la zona Sur y aún faltan quitar dos postes para concluir“.
[youtube height=”400″ width=”600″]http://www.youtube.com/watch?v=WLJPGTWf3fg[/youtube]

El funcionario explicó que uno de los palos es de una empresa de cable y el otro de luz, por lo que debieron solicitar autorización para quitar los postes. “Cuando uno manipula energía tiene que tener cuidado. El ministro Chaín me llamó para ver si lo podía ayudar y le dije que ya le mandaba una cuadrilla” para cortar el que corresponde al de la distribuidora de TV paga.

Con respecto al poste de luz, desde el ministerio de Desarrollo Urbano aclararon que hace tiempo hicieron la solicitud para que cambiasen de ubicación la columna de Edesur.

Es muy lindo mostrar la foto, pero hay que esperar que finalice el trabajo. Si la obra estuviera terminada, esto sí sería una barbaridad. Igual, entre hoy y mañana no habrá más postes“, concluyó Santilli en declaraciones a Radio 10.

Portavoces de Cablevisión explicaron que la empresa “no estaba notificada de esta rampa” y que hoy se enteraron de la noticia “a través de los medios”. “El gobierno de la ciudad nunca se comunicó para pedirnos correr el poste ni para decirnos que había una rampa en obra”, agregó Marino.

Por su parte, portavoces de Edesur aclararon que “por una cuestión de sentido común” se decidió sacar el poste de en medio de la rampa, para que las personas que necesitan utilizarla lo puedan hacer. No obstante, insistieron en que “el gobierno de la ciudad nunca había solicitado el traslado” y que “la obra de la rampa fue posterior a la instalación de la columna”.

En cuanto se empezó a divulgar la fotografía de esta situación los operarios de ambas empresas fueron a quitar los postes que dificultaban el acceso en  la rampa.

Pero nos preguntamos porqué siempre acabamos viendo obras que por culpa de su mala ejecución y planificación obligan a modificaciones posteriores, a arreglos que hacen que las obras finalmente tengan “parches” y que no queden en las condiciones óptimas de accesibilidad.

Captura

Fuente: Infobae La Nación

Compartir