Expolian a ancianos y los dejan morir en una “casa de los horrores” en Cádiz

Escalofriante historia real la ocurrida en la localidad gaditana de Chiclana de la Frontera. La Guardia Civil de Cádiz ha detenido a una pareja de supuestos cuidadores que mantenían a ancianos encerrados en lo que han denominado una “casa de los horrores”, drogados y alimentados mediante sondas, mientras ellos se apropiaban de sus bienes, tras lo que algunos de ellos fallecieron de manera repentina y sospechosa.

El marco de la operación denomiada ‘Teydea’, ha acabado con seis personas detenidas y otras nueve investigadas como presuntos autores de estafar hasta 1’8 millones de euros a cinco ancianos haciéndose pasar por cuidadores.

Estafa, falsedad documental, delito continuado de apropiación indebida, maltrato en ámbito familiar, defraudación al Sistema de Seguridad Social, contra la ordenación del territorio, blanqueo de capitales, desobediencia de la autoridad y alzamiento de bienes, todos estos son los cargos que se le imputan a los presuntos estafadores.

Estos supuestos cuidadores se dedicaban a descapitalizar por completo a los ancianos. Finalmente, tras intensas investigaciones y gestiones policiales para apartarla del control de dos de los detenidos -un matrimonio de nacionalidad alemano-cubana-, la sacaron del centro de mayores en el que se le había adjudicado una plaza y sólo cinco horas después fallecía de manera repentina.

Además, la operación ha permitido rescatar a otros dos ancianos que los detenidos “cuidaban” y a los que mantenían encerrados, drogados y alimentados mediante sondas nasogástricas. Por si fuera poco, la investigación ha desvelado que cuatro personas habían fallecido de manera repentina una vez que estos “cuidadores” se hacían con todo su capital.

La Guardia Civil ha indicado que en un espacio de cuatro años han llegado a acumular un capital de más de 1.800.000 euros. A la detención de esta pareja de nacionalidad alemano-cubana, hay que sumar la de otras cuatro personas y la investigación de otras nueve por delitos relacionados con el blanqueo de capitales y la ordenación del territorio, en relación al lavado de dinero procedente de la descapitalización de sus víctimas.

Esta investigación ha sido posible gracias a la colaboración de la policía alemana de Frankfurt am Main, que pidió ayuda a la Guardia Civil para encontrar a una mujer alemana de 101 años que se había trasladado a la provincia de Cádiz y de la cual no se tenían noticias.

La investigación desarrollada permitió conocer que los cuidadores habrían contactado con la mujer en Tenerife y, haciendo gala de un destacado poder de seducción, captaron a su víctima, la cual contaba con propiedades inmobiliarias y una suculenta pensión de jubilación.

Así, estando sola en España y sin familiares o amigos cerca, se ofrecieron como cuidadores, hasta llegar a anular la voluntad de la mujer y trasladarla a la península para controlarla mejor. Esta actuación la habrían repetido con otras personas de similares características.

La Guardia Civil ha apuntado que en el mes de octubre mantenía un saldo de más de 162.000 euros y tras la aparición en su vida de esta pareja, a mediados de diciembre, apenas llegaba a 300 euros, además de producirse la venta de su casa en Tenerife y no recibir ni un euro de la venta.

La mujer, a pesar de los requirimientos para que permaneciese en un centro de mayores, se marchó con los cuidadores que se mostraron muy reacios a que se quedará ingresada en un centro. Cinco horas después de esto la anciana fallecía, resultando extraño, ya que esa misma mañana se encontraba en perfecto estado de salud. Su fallecimiento se confirmó a las 16 horas, mientras iba en un turismo junto a sus cuidadores, los únicos testigos.

Además, el responsable de la funeraria destacó las prisas de la cuidadora para iniciar la incineración, esto sumado al hecho de no querer las cenizas, pese al cariño manifestado a la anciana en la funeraria, hicieron que los sospechosos se delatasen aún más a sí mismos.

Durante la detención y registro del chalet, los guardias civiles encontraron sendos billetes de avión con destino Cuba con estancia en el Hotel Meliá Varadero, por lo que difícilmente podrían hacerse cargo del cuidado de la mujer. Además, comprobaron que los detenidos tenían alquilado otro chalet próximo en el que los agentes hallaron a una anciana holandesa y un anciano alemán en pésimas condiciones higiénico sanitarias.

Por otro lado, mediante reconocimientos en sede judicial por parte del notario, se determinó que la ciudadana holandesa antes citada fue quien se hizo pasar por la mujer firmando los actos notariales por los que otorgaba poderes y cedía su herencia a los investigados.

Finalmente, tras el ingreso en prisión de la pareja, la Guardia Civil ha encontrado más de 1.800.000 euros obtenidos por similares procedimientos, identificando a otras cuatro personas a las que esta pareja habría cuidado.

Los beneficios obtenidos por tales prácticas se canalizaban y blanqueaban a través de diversos canales bancarios e inmobiliarios, destacando la construcción de un complejo turístico en la playa de El Palmar, en suelo no urbano, mediante la aportación de documentación falsificada por los propios investigados y financiado mediante la creación de una empresa creada exprofeso con personas interpuestas para la ocultación del verdadero origen ilícito del dinero invertido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *