Síguenos

Nacional

Enfermedades con las que no puedes conducir

Publicado

el

Conducir  es una responsabilidad que se debe llevar a cabo siempre y cuando el conductor se encuentre en perfectas condiciones tanto físicas y psíquicas. A pesar de ello, esto no quiere decir que todos los conductores cumplan estas normas, entre otras cosas porque los centros psicotécnicos no pueden verificar al 100% las enfermedades que tienen los conductores.

En España más de 26.000 personas pierden su carné de  conducir  cada año, ya sea debido a una incapacidad temporal o total, según un estudio de Asecemp (Asociación Española de Centros Médicos Psicotécnicos).

Algunas enfermedades

Para que te retiren el carné no hace falta padecer una enfermedad grave como puede ser alzhéimer, párkinson u otro tipo de problemas visuales severos, simplemente con enfermedades como la epilepsia, depresión o ansiedad, apnea del sueño, vértigos e incluso la diabetes, son algunas de las enfermedades que más peligro tienen en la carretera y por las cuales tu permiso de conducir podría ser invalidado.

En muchos de estos casos, sus tratamientos pueden provocar somnolencia, reducción de reflejos o mareos, suficientes motivos para ser un peligro para la seguridad de los demás conductores en la carretera. En muchos de estos casos, no se les prohíbe el carné, sino que se fijan periodos de renovación más cortos (en lugar de cada cinco años), para que así se tenga un control más exhaustivo del conductor.

Aspectos a tener en cuenta

Por su parte, la ingesta de fármacos también supone un problema para la seguridad vial. Actualmente el 17% de los conductores consume fármacos de forma crónica, algo que la Dirección General de Tráfico relaciona con entre un 5 y un 10% de los accidentes. Algo que tiene sentido ya que el 60% de los españoles toma dos o más fármacos a la vez, influyendo como se ha demostrado, en la visión y reflejos de los conductores.

Por otro lado, los psicofármacos son uno de los grupos más peligrosos. Según datos del Instituto Nacional de Toxicología, el 27% de los muertos en la carretera presenta ingesta de psicofármacos solos o en combinación con alcohol o drogas.

Asimismo, enfermedades comunes como las alergias también son un problema. Además de los antihistamínicos, que suelen dar sueño. Estornudos, ojos llorosos o incluso moqueo, también producen una pérdida de atención de hasta 30 segundos o más de 800 metros. Algo muy parecido pasa también con la anemia, que quienes la sufren pueden sentir fatiga, mareos, taquicardia o sudoración, síntomas altamente peligrosos al volante.

La interrupción de la respiración o apnea obstructiva del sueño es otra patología recogida no hace tanto en el Reglamento de Conductores. En muchos casos los conductores tienen que presentar un informe médico favorable para renovar el permiso de conducir. También Los diabéticos también tienen muchas limitaciones a la hora de conducir. Tanto los que padecen la de tipo 1 como la de tipo 2 tienen que pasar más controles a la hora de poder tener su permiso en regla.

Para concluir, otro tipo de síntomas como la apatía, desgana, tristeza y malestar, los fármacos para la depresión tienen sus contraindicaciones. Se recomienda no conducir al principio de dicho tratamiento, ni por supuesto, tomar alcohol o drogas ya que agravan los síntomas.

Banner Rehatrans
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

BANNER JA Fomento Vivienda

Lo más leído hoy