Detenida por usar la tarjeta de una mujer con discapacidad para sacar 7.000 euros La mujer usaba de manera fraudulenta la tarjeta bancaria de una supuesta amiga con discapacidad física

Sacando Dinero del cajero pensión dinero del cajero
Sacando la pensión del cajero

La Guardia Civil ha detenido a una vecina de la localidad cacereña de Alcuéscar, de 61 años. La mujer ha sido acusada de un delito continuado de estafa. Utilizó de manera fraudulenta la tarjeta bancaria de una supuesta amiga con discapacidad física.

La detenida había realizado cargos y reintegros de dinero en efectivo por valor de más de 7.000 euros.

La Guardia Civil comenzó la investigación el pasado mes de octubre. La mujer con discapacidad física, vecina del citado pueblo, denunció que había movimientos extraños en su cuenta bancaria.

De hecho, informó que, sin su consentimiento, se habían realizado diversos cargos y extracciones de dinero. La cifra superaba los 7.000 euros.

La mujer con discapacidad tiene que confiar en terceras personas

La mujer con discapacidad física no puede usar de manera funcional su extremidades. Es por ello que se ve obligada a confiar en tercera personas, ya sea para coger ciertos efectos y pertenencias de su bolso o de su habitación.

Esta situación hizo que «las sospechas recayeran desde un primer momento en el entorno más cercano de la perjudicada». Los agentes analizaron los movimientos bancarios de la denunciante.

Fue entonces cuando encontraron pagos a empresas de electricidad y de telefonía. Dándose la casualidad que la denunciante no había contratado ningún servicio. Además, la tarjeta bancaria usada no había sido utilizada nunca por ella desde que el banco se la entregó.

Con esta información, la Guardia Civil solicitó además a estas empresas los detalles de los servicios que habían sido cargados en la cuenta. Tras la consulta, lograron una dirección de suministro eléctrico en la misma localidad de Alcuéscar.

La dirección resultó ser la de una mujer, amiga de la denunciante, que solía visitarla en un Centro de Atención de esta localidad, donde reside, para ayudarla con diferentes actividades diarias.

Tras recabar las suficientes pruebas incriminatorias, los agentes procedieron finalmente a la detención de esta mujer. La detenida se había apoderado de una tarjeta bancaria de la denunciante, así como del número PIN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *