Admite que mató a su hermana con discapacidad a martillazos El lunes de 10 de febrero ha comenzado el juicio contra el acusado, en prisión, de matar a su hermana con discapacidad en diciembre de 2017

061 Granada

El acusado de matar en diciembre de 2017 a su hermana con discapacidad psíquica en Guadix a martillazos, al que un jurado popular enjuicia desde este lunes en la Audiencia Provincial de Granada, ha admitido los hechos. Si bien ha señalado que lo hizo porque ella le “atacó por la espalda” antes portando dos cuchillos en la casa que compartía con su padre.

El suceso ocurrió en la tarde del 20 de diciembre de 2017, cuando volvió al domicilio para coger unas llaves que ha dicho dejó olvidadas. Fue entonces cuando el procesado, de 35 años, ha mantenido que su hermana se mostró con una “actitud agresiva”.

Algo que ya había tenido otras veces con él por el “odio” que ha agregado que profesaba a su novia, de origen marroquí.

Se enfrenta por el posible homicidio a una pena de 15 años de prisión, según la petición que formulan tanto el Ministerio Fiscal como la acusación particular. En nombre del padre de víctima y acusado, que se ha confesado arrepentido por lo que hizo.

La defensa, que solicita en principio la libre absolución, ha pedido que se tenga en cuenta que podría ser un “sujeto inimputable”. Todo ello por el “trastorno de la personalidad paranoide” que padecería.

Compró el martillo porque no se “fiaba”

El jurado popular está compuesto por siete hombres y dos mujeres. El juicio ha comenzado, en la Real Chancillería de Granada, con la declaración del acusado. Él ha relatado los problemas familiares previos que tenía con su hermana.

Para “hablar” con ella llegó a Guadix el 20 de diciembre desde la provincia de Barcelona, donde residía. Con la idea de volverse ese mismo día, para lo que había comprado un billete de avión.

Compró el martillo –como podía “haber comprado una catana o una pistola”– según llegó porque no se “fiaba” de su hermana. Puesto que ella, según afirma, le había amenazado con un cuchillo anteriormente.

El acusado se encuentra en prisión provisional por estos hechos desde ese mismo día, cuando fue detenido por la Guardia Civil en el Aeropuerto Federico García Lorca de Granada.

Fue después de deshacerse de la herramienta y los cuchillos en un polígono industrial por el que pasó en su viaje de vuelta en coche desde Guadix hasta el aeródromo, según ha reconocido.

Después, le dijo a su pareja por teléfono que había tenido una pelea con su hermana, de 38 años cuando murió, y que la había acabado matando. Según ha expuesto ante el jurado, tras el forcejeo en una habitación, donde le dio un primer martillazo en la frente, la trifulca continuó en el comedor, donde ha dicho que ella también trató de atacarle con un cenicero.

Relato de la fiscalía

Según mantiene la Fiscalía, con motivo de la nueva relación de pareja del acusado, las relaciones entre los hermanos, por motivos que se desconocen, se habían vuelto difíciles y tensas hasta tal punto” que “decidió desplazarse a Granada con la vida” de ella.

Una vez se encontró en Guadix, supuestamente “en ejecución del plan que había urdido”, compró “un martillo de grandes dimensiones” de cabeza metálica. La herramienta la “guardó en la bolsa que portaba con el equipaje”.

Los dos hermanos comieron con su padre en el domicilio de Guadix y, posteriormente, este último y el procesado “marcharon a tomar café y tras ello fueron a recoger el vehículo alquilado en el que se había desplazado” desde Granada.

Entró “sin llamar” con el propósito de “matar a su hermana”

Entonces, el acusado habría dicho a su progenitor que se había dejado las llaves del coche en la bolsa que había traído, que se encontraba en el domicilio. El fiscal detalla que, “después de convencer a su padre para que se quedara esperando en el lugar”, se personó en la vivienda entre las 16,30 y las 17,00 horas. Todo ello para aprovechar “la circunstancia de que su hermana se encontraba sola”.

Habría entrado entonces en la casa “sin llamar”. “Con el firme propósito de dar muerte a su hermana, utilizó un objeto contundente de cristal del que se sirvió” para golpearla “en la parte trasera de la cabeza”.

Ella se habría dirigido entonces a la cocina para coger “cuchillos para defenderse, continuando un intenso y violento forcejeo”. Fue entonces cuando el procesado “le golpeó en la cabeza de forma violenta, inopinadamante y en repetidas ocasiones, con el martillo que había comprado, hasta causarle la muerte”.

Las sesiones del juicio, señaladas inicialmente hasta el próximo viernes, continúan este martes con la declaración de testigos. Además, está previstas para el miércoles las declaraciones de los peritos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *