Tongue Drive, Piercing Magnético en la Lengua para conducir la Silla de ruedas

0
402 vistas
- Publicidad -

Se acaba de publicar en la revista Science Translational Medicine un ensayo clínico realizado en  el Instituto Tecnológico de Georgia con pacientes con lesión medular que afecte en el movimiento de  brazos y piernas para probar un nuevo sistema que permita el control de la silla de ruedas a personas con gran discapacidad.

Se trata de un sistema (Tongue Drive) centrado en el movimiento de la lengua que «permite a las personas con tetraplejia manejar su silla de ruedas con menos esfuerzo y de forma más intuitiva» que el sistema de soplido y succión.

Tongue Drive consiste en un elemento magnético que se instala en la lengua, una especie de diadema situada en la cabeza, del que salen como dos brazos con receptores magnéticos que desembocan en las comisuras de los labios. Este campo magnético es permeable a los tejidos biológicos, así que desde fuera pueden detectar la posición de la lengua por la variación del campo magnético que se produce al mover dicho órgano (hacia la izquierda, la derecha, arriba, abajo, al centro…).

Una vez que el casco detecta los movimientos (previamente se han programado distintas órdenes asociadas a tales movimientos), envía las señales vía Bluetooth hacia el teléfono móvil y éste a su vez a un dispositivo incorporado en la silla para que siga las órdenes del individuo. «Incluso podría ir directamente del casco al controlador de la silla».

“La lengua tiene muchas capacidades que, si aprovechan adecuadamente, puede convertirse en una modalidad de control atractivo para las personas con gran discapacidad física” señalan los investigadores. Destacan que el tamaño de la corteza motora dedicado a la lengua y la boca en el cerebro es similar en extensión al territorio de los dedos y la mano, lo que la confiere un control motor muy sofisticado y una gran capacidad de manipulación, como demuestran su papel en el habla y la ingesta.

tongue

Los investigadores han utilizado estas ventajas de la lengua para ponerla al servicio de las personas que por un accidente medular, un ictus o alguna enfermedad neurodegenerativa han visto su movilidad reducida y tienen que depender de una silla de ruedas. A esto hay que añadir que la lengua está controlada por un nervio craneal que no suele estar dañado en estos pacientes y sus músculos son muy resistentes a la fatiga, lo que permite utilizar un dispositivo de control mediante la lengua durante un largo período de tiempo. Además, puede moverse rápidamente y con precisión dentro de la boca de forma intuitiva.

Se demostró que las personas con tetraplejia pueden mover una silla de ruedas mejor con este nuevo sistema que con el tradicional mediante aire. En promedio, el rendimiento de los 11 sujetos con tetraplejía que participaron en el ensayo fue tres veces más rápido que su rendimiento con el sistema de aire, pero con el mismo nivel de precisión, a pesar de que más de la mitad de los pacientes tenían años de experiencia diaria con la tecnología clásica. Y tan solo dos sesiones de entrenamiento bastaban para adquirir tal destreza.

Fuente: CNN El Mundo
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here