Cuando una persona se expresa sexualmente, tiene mejor calidad de vida. Esta es una de las creencias bajo las que Tandem Team Barcelona, una asociación sin ánimo de lucro, ha puesto en marcha el primer protocolo para la promoción y facilitación de la asistencia sexual para personas con diversidad funcional. El proyecto ve la luz al margen de la acción de las administraciones públicas.

Una propuesta selectiva

El objetivo de Tandem Intimity, el nombre que recibe el protocolo, es servir de puente entre las personas que quieren recibir y ofrecer asistencia sexual. Para ello, se han fijado en el modelo belga y holandés, y se basan en una selección personalizada de usuarios y asistentes, a los que ponen en contacto y que luego llegan a los acuerdos que libremente decidan.

“El acuerdo económico, si existe, es entre el usuario y el asistente. Nosotros no lo fiscalizamos”, explica María Clemente, psicóloga especializada en neurorehabilitación y miembro del equipo de la asociación. Ella se ha encargado de realizar las entrevistas a las personas candidatas a prestar y tomar la asistencia. En el proceso de selección de los asistentes han valorado la experiencia de cada persona en la asistencia personal. También los límites a los que están dispuestos a llegar (caricias o coito), tipo de discapacidad (física o psíquica), edad del usuario y, sobre todo, la motivación. “Si sólo es económica, como en la prostitución, hemos descartado a la persona”, aclara María.

Asistencia homosexual y heterosexual

El protocolo se ha ensayado con un programa piloto de 15 pruebas de asistencia sexual en la que han participado 11 usuarios. Tandem Team cuenta con ocho chicos, uno de ellos homosexual, y seis chicas, de las cuales algunas también ofrecen servicios bisexuales. Son personas “del ámbito social, que han trabajado la diversidad funcional, que hacen deporte adaptado, enfermeras… y todas tienen una sensibilidad especial”, añade Clemente, quien destaca la respuesta positiva de las pruebas, sobre todo de los familiares de discapacitados psíquicos.

Cómo funciona el protocolo

Una vez recibida la solicitud de asistencia, la asociación sugiere una entrevista de 20 minutos entre asistente y usuario para que ajusten expectativas y éstos, a su vez, reportan sus impresiones a la coordinadora de Tandem Intimity que recomienda o no continuar con la asistencia. A partir de ahí, ya no interviene y las personas tienen la libertad para llegar a los pactos que crean necesarios. El número de asistencias que puede realizar un usuario es ilimitado.

La prostitución, al margen

Las pruebas piloto han servido para ajustar expectativas sobre una necesidad latente y descartar por completo las cuestiones económicas, que pueden hacer desviar el debate hacia la prostitución. “Aquí no hay lucro alguno, la figura del asistente sexual es más un asistente en la diversidad, un terapeuta. Los fines son claros en el objeto social de la asociación”, explica Leire López, directora ejecutiva de Vosseler Abogados, el bufete que ha ayudado a Tandem Team a constituirse.

Nuestros principios

  1. Los seres humanos no hacemos sexo, somos sexo, somos sexuados desde el momento en que nacemos.
  2. Hay tantos tipos de sexualidad como de seres humanos.
  3. Una caricia, una mirada o una felación pueden dar el mismo tipo de placer en función del momento, de la persona o del lugar donde se realicen.
  4. No podemos separar la sexualidad de la emocionalidad o de la identidad de un ser humano. Si negamos la condición sexuada de una persona la estamos negando como persona.
  5. Creemos que una persona que se expresa sexualmente tiene mejor calidad de vida. La asistencia sexual que promovemos no pretende tener un efecto terapéutico específico, más allá del efecto saludable que el sexo puede tener en cualquier ser humano.

 

Tandem Team Barcelona

 

Fuente: La Vanguardia
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.