Albert Llovera, Un piloto especial que desafía al Dakar 2014

0
293 vistas
- Publicidad -

Albert Llovera , el único piloto parapléjico en el mundo con títulos, compite en el DAKAR 2014 que comenzó el 5 de enero en Rosario (Argentina) y que  está previsto que finalice en Valparaiso (Chile) el 18 después de recorrer 5.000 km.

Llovera participará en la cabina de un buggy Optimus MD buggy preparado por el equipo MD Rallye Team y en compañía del experimentado copiloto francés Arnaud Debron.

La historia de Llovera que corre su primer Rally Dakar (en el 2007 participó como mochilero en el Dakar africano para Isuzu) tiene un amplio abanico. Llegó al automovilismo por accidente. Y no es una metáfora porque en 1985, esquiando, impactó de lleno contra un comisario deportivo y su cuerpo quedó hecho añicos, A partir de ahí, a los 18 años su vida cambiaría para siempre: “Estaba corriendo la Copa de Europa, en Sarajevo, pero a metros nomás de la llegada, se me cruzó un juez, Choqué muy fuerte. Imagínate que yo pesaba 60 kilos, bajaba como a 103 kilómetros y el hombre pesaba 120 kilos. Se me rompió la columna; además del pecho para abajo no tengo movilidad, ni sensibilidad, es más, si quito mis manos de la silla de ruedas, me caigo, porque no tengo tronco” .

 

Llovera, que soñaba con ganar una medalla de oro esquiando en los Juegos Olímpicos de Invierno (participó en Los Angeles 1984) cambió el hielo por la tierra. Y se hizo famoso en Europa por haber salido campeón 4 veces en el campeonato de Rallies español del Grupo N.

Las personas que dieron el impuso definitivo al piloto andorrano para poder hacer realidad su presencia en el DAKAR 2014 fue Nasserr Al-Attiyah, un piloto ganador y habitual en el Dakar: “Recuerdo que coincidimos en la Villa Olímpica de Londres y  a partir de este momento nos pusimos a trabajar, lo cierto es que a partir de aquellos momentos mi presencia en la prueba, ahora americana, era una prioridad absoluta. Además el piloto de Qatar cree en mis posibilidades y su ayuda, en todos los sentidos, ha sido determinante para que el proyecto se hiciera realidad.”

-¿Cómo conduces? Porque tu volante, y la butaca no son de los convencionales de competición…

-Hago todo con las manos, es bastante sencillo. Tengo un aro superior que apretándolo es el acelerador. Y por detrás del volante, tengo otro círculo que si lo presiono en dirección al piloto con la mano izquierda, frena el vehículo. Si la mano derecha me da tiempo a rebajar, entonces puedo frenar apoyándome también en el motor. Es un diseño muy artesanal de la gente de la empresa Guido Simplex, que se puede montar en cualquier vehículo particular en Europa.

-Tuviste un accidente, pero optaste por otro deporte de alto riesgo…

-El esquí es un deporte de riesgo, el automovilismo también. Pero no pienso en eso, vivo el día a día. Además, no me gusta ser un tipo aburrido, porque si te quedás en tu casa también es un riesgo: se te puede caer el tejado en la cabeza.

-¿Temes abandonar rápido?

-No, los límites están hechos para ir a buscarlos, y para saber dónde están. No estoy hablando de buscar límites, pero quiero hacer historia. Por suerte, el fisioterapeuta de Nasser, haciéndome sesiones de masajes, me va a reparar el chasis cada vez que llegue. Además no estoy solo. Mi copiloto, (el francés Arnaud Debron) tiene mucha experiencia en estos Rallys. Menos mal que está porque casi que no sé lo que es la arena, ja.

-Se te nota muy fuerte mentalmente, demasiado optimista, ¿cómo lograste salir adelante?

-El deporte me ayudó mucho, me dió todo. Pasé de vivir de mis piernas, como yo lo hacía, a que los brazos pasen a ser tu vida.

www.albertllovera.com/es

 

Fuente: Clarín

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.